Ayuda. Durante todo el año, el Banco de Alimentos entrega una despensa a la familia de los niños detectados con desnutrición. ARCHIVO
La falta de ingresos por desempleo de sus padres, la principal causa

Al menos 200 niños en Saltillo fueron identificados con desnutrición por el Banco de Alimentos, donde el 70 por ciento presenta peso bajo y el 30 por ciento una severa desnutrición.

“Una parte es debido al desempleo, a la falta de ingresos que les permitan a los padres alimentar de forma adecuada a sus hijos, pues además, los precios de la canasta básica son cada vez más elevados.

Por otro lado también encontramos un tema de educación, pues las familias deben aprender a aprovechar 30 pesos, por ejemplo, en alimentos con nutrientes en lugar de comida que solamente ofrece una sensación de satisfacción, como una gaseosa y frituras”, expresó la directora.

Estos pequeños recibirán durante todo un año una despensa con proteína, hierro y huevo, entre otros nutrientes suficientes para salir de esta condición, explicó la directora Alejandra Salgado, quien agradeció a los bienhechores que hacen posible esta despensa a través de un donativo de 450 pesos mensuales.

Adicional a llevar las despensas a estas familias, agregó Salgado, las madres de familia toman un taller sobre nutrición para ser capacitadas de cómo preparar estos alimentos y así aprovechar de la mejor forma cada despensa.

Mientras que los niños, la mayoría entre 3 y 5 años de edad, también reciben pláticas de las nutriólogas y trabajadoras sociales de la organización para saber la importancia del consumo de frutas y verduras.

Entre las muchas razones que pueden intervenir para que un niño padezca desnutrición, explicó Salgado, se encuentran las condiciones económicas en las que viven, pues muchos de los padres de los niños diagnosticados se encuentran desempleados, dijo.