Hollis Daniels, reconoció haber disparado al agente, en un acto que él mismo calificó de "totalmente ilógico". Foto: Twitter
El estudiante de la Texas Tech University (TT), que este lunes asesinó a un policía universitario de un disparo en la cabeza, está detenido en la cárcel del condado de Lubbock

El estudiante de la Texas Tech University (TT), que este lunes asesinó a un policía universitario de un disparo en la cabeza, está detenido en la cárcel del condado de Lubbock

Cuenta con prisión eludible bajo una fianza de 5 millones de dólares, tras confesar el crimen.

Según la orden de arresto hecha pública hoy, el joven de 19 años, Hollis Daniels, reconoció haber disparado al agente, en un acto que él mismo calificó de "totalmente ilógico".

Yo soy el que disparó a su amigo", admitió Daniels durante el interrogatorio.

El texto también desveló que la Policía encontró una pistola calibre 45 en el lugar donde el estudiante de primer curso fue detenido.

De este modo, Daniels fue acusado de asesinato con agravante después de acabar con la vida del agente.

Loyd East Jr., tenía 48 años, casado con dos hijos. Foto: AP

El policía fallecido, Floyd East Jr., tenía 48 años, casado con dos hijos, según explicó en una rueda de prensa el jefe de la policía de la universidad, Kyle Bonath.

Bonath relató que antes del disparo fatal que anoche costó la vida de East, el agente fallecido y otro oficial llevaron al sospechoso a la comisaría para proceder con un interrogatorio por posesión de drogas y elementos para el consumo de narcóticos.

El estudiante sacó entonces un arma y disparó en la cabeza al agente, que murió poco después.

Daniels se fugó a pie y estuvo en búsqueda por las autoridades locales y miembros del SWAT durante unos 90 minutos.

Durante ese tiempo, la dirección de la universidad decidió cerrar temporalmente el centro y recomendó a los estudiantes ser vigilantes y no salir del lugar en el que se encontraban.

El presidente de la TT, Lawrence Schovanec, expresó sus condolencias en la misma conferencia de prensa y aseguró que el centro se recuperará de esta tragedia.

Ese suceso reabrió el debate sobre una ley estatal que permite a los estudiantes de las universidades y colegios universitarios públicos del estado llevar armas a clase.

 

La norma, aprobada por la Legislatura texana en 2015 y que entró en efecto en agosto de 2016, habilita a quienes tengan un permiso para portar armas otorgado por el estado, una condición que excluye a los menores de 21 años, a llevarlas en la mayoría de las instalaciones universitarias.

Además de Texas, Arkansas, Colorado, Idaho, Kansas, Mississippi, Oregón, Tennessee, Utah y Wisconsin tienen normas similares que permiten a los alumnos llevar armas a clase.

Los detractores de esta legislación defendieron que la ley conocida como "campus carry" hace de los centros universitarios lugares menos seguros y con más riesgo de tiroteos.

Esta es la opinión de la profesora de relaciones públicas de la TT, Lisa Low, quién aseguró al diario Everything Lubbock que la reacción de los alumnos ante una mala calificación podría también desencadenar en un tiroteo por culpa de esta ley.

No estoy en contra de las armas en general, pero llevar armas a las universidades es algo con lo que no estoy de acuerdo", apuntó.

Sin embargo, el culpable confeso del homicidio de anoche, tiene 19 años, por lo que bajo la ley estatal no podía portar el arma al campus universitario legalmente.

Según la orden de arresto hecha pública, el estudiante de la Texas Tech University reconoció haber disparado al agente de policía, en un acto que él mismo calificó de ‘totalmente ilógico’