Hedilberto "N" fue aprehendido en la Alcaldía Gustavo A. Madero y posteriormente trasladado ante el Juez de Control en el Reclusorio Preventivo Varonil Sur para determinar su situación jurídica. Foto: Isaac Esquivel, Cuartoscuro
El Gobierno Federal depositó a la Secretaría de Finanzas capitalina más de tres millones de pesos, sin embargo, la Contraloría local identificó irregularidades en dicha junta, donde todas las operaciones, como eran contrataciones y pagos, eran avaladas por el ahora imputado.

Ciudad de México.– Hedilberto “N”, funcionario de la Secretaría de Finanzas durante el Gobierno de Miguel Ángel Mancera en la Ciudad de México, fue detenido en la Alcaldía Gustavo A. Madero por el presunto desvío de más de tres millones de pesos.

“Nuestros agentes de la Policía de Investigación cumplimentaron una orden de aprehensión en contra de un servidor público, quien en 2017 fungía como Subsecretario de Egresos de la Junta de la Dirección General de Administración del Gobierno de la Ciudad de México”, informó este domingo Ulises Lara López, vocero de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CdMx).

De acuerdo con la carpeta de investigación del caso, el 26 de julio de 2017, el Gobierno federal depositó a la Secretaría de Finanzas capitalina más de tres millones de pesos, sin embargo, la Contraloría local identificó irregularidades en dicha junta, donde todas las operaciones, como eran contrataciones y pagos, eran avaladas por el ahora imputado.

“Fue así como agentes de investigación, tras realizar trabajos de inteligencia, localizaron al sujeto y cumplimentaron el mandato judicial en su contra por el presunto delito cometido por servidores públicos en agravio de la hacienda pública del Gobierno de la Ciudad de México”, detalló el funcionario en conferencia de prensa.

Asimismo, precisó que Hedilberto “N” fue aprehendido en la Alcaldía Gustavo A. Madero y que posteriormente fue trasladado ante el Juez de Control en el Reclusorio Preventivo Varonil Sur para determinar su situación jurídica.

El 16 de julio pasado, Claudia Sheinbaum Pardo, Jefa de Gobierno de la capital del país, aseguró que el desvío de 190 millones 24 mil 307 pesos de la Secretaría de Administración y Finanzas de la Ciudad de México por parte de tres ex empleados se realizó un mes antes de las elecciones de 2018.

“El dinero sale en junio de 2018, ya ahí la interpretación de cada uno de ustedes”, dijo la mandataria en conferencia.

Los ex empleados fueron detenidos por autoridades capitalinas porque recibieron pagos sin ninguna justificación y para ello no se habrían seguido los procedimientos adecuados planteados por el Gobierno, indicó Sheinbaum.

La empresa que recibió el dinero no estaba registrada en el padrón de proveedores de la institución, por lo que la Secretaría de Finanzas lo presentó tanto a la Contraloría General, como a la Procuraduría capitalina.

La funcionaria destacó que la Contraloría identificó irregularidades en prácticamente todas las dependencias por casos similares, y señaló que por ser de distinto tipo, requieren distintas sanciones.

“Hay algunas que son sanciones administrativas y hay otras que se consideran que son sanciones ya penales, que en algunos casos lo determina la propia Contraloría General, y en otros casos lo determina directamente el área que está encontrando la irregularidad”, expuso.

Ese día un Juez de Control impuso la medida cautelar de prisión preventiva a Berenice “N”, quien fuera subsecretaria de Planeación Financiera; Gabriel “N”, ex director general de Administración Financiera, y José Iván “N”, ex director en la misma dependencia.

Gabriel y José Iván cumplirán la medida cautelar en el Reclusorio Preventivo Norte; mientras que Berenice lo hará en el penal femenil de Santa Martha Acatitla.

La Procuraduría General de Justicia de la capital informó en ese momento que gracias a una denuncia realizada por la Procuraduría Fiscal de la Secretaría de Finanzas capitalina, los dos hombres y una mujer pudieron ser aprehendidos.

Los hechos ilícitos se cometieron el pasado 7 de junio de 2018, cuando, informó la PGJ-CdMx en un comunicado, hubo una transferencia monetaria de 190 millones 24 mil 307 pesos de la Secretaría de Finanzas hacia la cuenta de una empresa “sin antecedentes con la administración pública y sin haber previsto ninguna obra o servicio”.

Además, la transferencia estuvo libre de cualquier procedimiento administrativo indicado en las leyes de la ciudad. Tampoco existieron ordenamientos para realizar pagos por esas cantidades.