Foto: Archivo
El Obispo de la Diócesis de Saltillo acudió a los reclusorios de la ciudad para ofrecer misa de Navidad a los internos. En entrevista, habló sobre distintos temas, entre ellos, los actuales hechos de violencia que sucedieron en Piedras Negras en donde un elemento de Fuerza Coahuila fue abatido

Ayer por la mañana el obispo de la diócesis de Saltillo acudió a los reclusorios de la ciudad para ofrecer misa de navidad a los internos. En entrevista, habló sobre distintos temas, como los actuales hechos de violencias que sucedieron en Piedras negras en donde un elemento de fuerza Coahuila fue abatido.  

Al preguntarle si estaba de acuerdo en que detrás de la violencia que se manifiesta en el estado se encuentra el cambio de gobierno,  afirmó que hay toda una red de negocios sucios que no se han terminado, a parte de la distribución de droga.

“Hay algo detrás de estos actos” [¿El cambio de gobierno?] “Exacto,  de los negocios sucios.  La protección que reciben de parte de las autoridades. Los especialistas hablaban de la compra de políticos durante  sus campañas. Ellos se hacían de las plazas. Les decían “Si tu ganas nos permites nombrar al Secretario de Seguridad Pública”.

Sobre esto, añadió que tanto Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto se centraron en combatir al narco pero no le entraron a la lucha contra la corrupción.

“El señor Calderón que enfrentaba al narco. Lo enfrentaba con la fuerza bruta pero no persiguió a la corrupción de los políticos y lo mismo pasó con Enrique Peña Nieto”.

Además, tocó el tema de la Guardia Civil, propuesta del gobierno federal y señaló que era una decisión errónea que se iguala a lo que sucedió con la controversia de la Ley de Seguridad Pública que no fue aceptada por la Suprema Corte de Justicia   

“Ya existe una queja que puso ya el comisionado de la naciones unidas para los derechos humanos y ya dijeron que en la propuesta de ley, quitaron y removieron candados que impedían que esta guardia nacional estuviera bajo el fueron del ejército.

“Estamos de nuevo con el dilema la ley de seguridad nacional que fue rechazada por la Suprema Corte de justicia. Así como el dictamen que ponen para dictaminar las cuestiones. Quitaron cosas. Ahora vuelvan a poner la seguridad publica en manos del ejército y esto no está bien”.

Recordó que en los dos sexenios se suman más de 250 mil muertos y señala que la presencia del Ejército influyó para lo anterior.

Sobre los reclusorios a lo que visitó, citó el recuerdo de una mujer del sur del país, que fue encarcelada 9 años por trasportar marihuana en un burro, por la cantidad de 2 mil pesos. Señaló que muchos presos son víctimas injustas.  

“Estas personas son el referente del juicio del mundo. Es muy interesante. Aquí están las victimas injustas.  No olvido a una mujer de Oaxaca, que se convirtió en nuestra sacristana. Estuvo nueve años aquí por acompañar y ayudar, de burrera, a un cuñado suyo que trasportaba marihuana. La agarraron aquí, en Coahuila. Lo hacía por 2 mil pesos.   

Y añadió que a él ha participado en investigaciones sobre tortura dentro de estas instalaciones.

“A mí me tocó venir con especialistas para aplicar el protocolo de Estambul. Vino psicólogo. Vino médico. Nos mandaron de México. Resultó que había un caso al que le dimos seguimiento, el cual resultó positivo”.