¡Lo perdimos! Mauricio Clark fue cuestionado por un post homofóbico y le aseguró a Andrea Legarreta en el programa 'Hoy' que todo es un plan político que manipula a la comunidad LGBTTI

A Mauricio Clark no le importó que junio sea el mes del Orgullo Gay y como es su costumbre, se metió en camisa de once varas al atacar a la comunidad con una publicación el día del padre en donde cuestionó al mundo gay y se atrevió a enumerar lo que según él, tiene que ofrecer a los que pertenecen a este colectivo: "Cuartos oscuros, orgías, drogas, vapores, sexo sin protección, sexo en baños públicos, apps de ligue”.

Las reacciones no se hicieron esperar. Los usuarios de las redes sociales lo convirtieron en tendencia gracias a que los memes y las burlas no se hicieron esperar. Por otro lado, grandes figuras del espectáculo cuestionaron lo que el conductor afirmaba.

Sin embargo, fue el programa "Hoy" el que lo invitó a debatir el tema junto a un panel que incluía una sexóloga, una terapeuta y un religioso. Pero esta vez Mauricio se voló la barda, pues apenas lo empezaron a cuestionar por este tuit que generó mucha contreversia y en el que los más moderados lo tachaban de homófobo, pero su contestación dejó a todos atónitos.    

 

"Mauricio, gracias a lo que publicaste haz generado mucha polémica, ¿para qué publicarlo?", les cuestionó Andrea Legarreta.

"Aunque parezca todo lo contrario estamos metiendo las manos para apoyar a la comunidad LGBTT, y digo estamos, porque lo hacemos empresarios, líderes religiosos, líderes pastorales y apoyamos a esta comunidad sumamente vulnerable a la que yo pertenecí por 20 años. Y aunque parezca lo contrario y reciba amenazas de muerte de parte de la propia comunidad gay, lo que estamos haciendo es defender a la comunidad porque está siendo utilizada por una red políticos corruptos que está abusando de la vulnerabilidad del colectivo para imponer cuestiones sociopolíticas y socioeconómicas: se escucha raro pero está entrando el comunismo y quieren imponer una dictadura a través del LGBT, porque ahora sesulta que ni en la FIFA puedes gritar en "eeeeeeeh puuuuu...", comentó el conductor, a quien acusó Legarreta de darle vueltas al asunto y de decir cosas que no tiene nada que ver con el tema que lo tiene en el candelero, que fue una publicación donde denigraba a la comunidad gay.  

 

Andrea Legarreta le reviró: "Lo que tú subiste para muchos fue una agresión, porque generalizas lo que tú viviste. El mundo gay te ofreció eso y tu decidiste vivirlo, yo conozco a una gran cantidad de gays respetables que nunca han vivido eso que tú dices de cuartos oscuros y drogas y demás".

Y aunque a Mauricio lo acusaron de confundir la gimnasia con la magnesia, él siguió alegando que se "trataba de imponer una dictadura ideológica que quiere cubir que las tazas de suicidio y de enfermedades de trasmisión sexual son más comunes en esta comunidad. Detrás del LGBTT hay un cochinero político para imponer ideología de género".  

Mauricio sigió, no como gay ni hetero, sino como reportero, según sus palabras: "¿Qué ofrece una marcha del orgullo gay? Nalgas y penes de fuera", a lo que Andrea lo cuestionó "papacito que hay gente que decida usar su cuerpo como quiera, no quiere decir que todos lo hagan, pero esa es una forma de expresarse y es muy respetable". 

Y finalizó: "Los invito a leer el Libro Negro de la Nueva Izquierda de Nicolás Márquez, detrás de todo el colectivo LGBTT están poderes políticos además el homosexual no nace, se hace y como dijo Jesús: el que tenga oídos que oiga", finalizó sin dejar hablar a los demás panelistas.   

 

 

 

Según un review del sitio El Cerebro Habla: "El 'Libro Negro de la Nueva Izquierda', que tiene en su portada a un “Che” Güevara con los labios pintados frente a una bandera del movimiento LGBT, es una obra que busca criticar a la izquierda pero desde una postura conspiracionista. Su tesis es esa, que el “fantasma del comunismo” sigue vivo y coleando y busca destruir a la sociedad a través del feminismo, los gays, el ecologismo y diversas corrientes progresistas o liberales, como si todo estuviera maquinado. En su libro tratan de ligar absolutamente a toda la izquierda con Marx para crear así un hombre de paja. Saben que el apellido del alemán causa recelo o incluso temor por la nefasta consecuencia de la aplicación (un tanto retorcida) de sus ideas en países como la URSS o China".