Guatemala, El Salvador y Honduras son los principales países de origen, según el informe / Archivo
El dato es menor de los 44 mil 500 registrados en este periodo en 2014,

CDMX.- El goteo de niños centroamericanos que tratan de cruzar la frontera de EU en una travesía de miles de millas sin compañía de un adulto no cesa, sólo en los 6 primeros meses del año cerca de 26 mil menores fueron detenidos en su intento, denunció la Unicef. 

Guatemala, El Salvador y Honduras son los principales países de origen, según el informe “Sueños rotos: El peligroso viaje de niños de Centroamérica a Estados Unidos” de la Unicef, que advierte que no hay señales de que el flujo migratorio infantil esté disminuyendo. 

Si bien el dato es menor de los 44 mil 500 registrados en este periodo en 2014, cuando se vivió una crisis que desbordó a las autoridades de EU, es muy superior a los 18 mil 500 menores arrestados en la frontera en la primera mitad de 2015. 

Pero la cifra de arrestos de menores centroamericanos podía haber sido mayor, ya que en lo que va de año 16 mil niños de El Salvador, Guatemala y Honduras fueron detenidos en México en su travesía hacia EU. 

Después de la crisis de 2014, EU presionó para que las autoridades mexicanas hicieran más énfasis en las detenciones de inmigrantes indocumentados como país de tránsito. El año pasado, México detuvo a 36 mil menores migrantes, de los que más de la mitad no iban acompañados de un adulto. 

“Es desgarrador pensar en estos niños —en su mayoría adolescentes— realizando el agotador y extremadamente peligroso viaje en busca de seguridad y una mejor vida”, señaló en el informe el subdirector ejecutivo de Unicef, Justin Forsyth. 

ENTÉRESE 
> La Unicef presentó, por primera vez en México, un video utilizando la tecnología de realidad virtual de Samsung, para contar la situación que vive la niñez en el País. 
> A través de los ojos de una niña mixteca, el video muestra cómo es la vida en las comunidades más vulnerables de la Montaña de Guerrero. 
> La Canción del Lobo Feroz relata cómo los niños se esfuerzan por seguir adelante con sus vidas después de una tragedia, y luchan por no abandonar la escuela aún en las condiciones más difíciles. 

Con información de agencias