La fecha se celebra en México desde 1924 y el día fue instaurado para resaltar la importancia de proteger a los niños del mundo.

El 30 de abril está marcado en el calendario como el día en el que se debe festejar a los niños. Y aunque muchos consideran que la fecha está llena de alegría y regocijo, su origen no lo es tanto, pues es una fecha que sirve para recordar a los niños que fueron víctimas de la Primera Guerra Mundial.

Luego de que este conflicto bélico dejara a cientos de personas afectadas, el 26 de septiembre de 1924 la Liga de las Naciones ratificó la Declaración de Ginebra sobre los Derechos de los Niños, que buscaba la protección de los menores. Un año después, durante la Conferencia Mundial sobre el Bienestar de los Niños que se realizó en Ginebra, se declaró oficialmente que el 1 de junio de 1925 sería el Día Internacional del Niño.

Posteriormente, y tras el surgimiento de la Organización de las Naciones Unidas, en 1959 se eligió el 20 de noviembre para celebrar el Día Universal de Niño, pues la fecha marca la aprobación de la Declaración de los Derechos del Niño.

Sin embargo, como apunta el sitio de UNICEF, la declaración "no era suficiente para proteger los derechos de la infancia", por lo que tras casi una década de negociaciones con gobiernos y líderes de todo el mundo, se acordó el texto final de la Convención sobre los Derechos del Niño el 20 de noviembre de 1989.

 

Foto: Tomada de Internet

¿Por qué se festeja el 30 de abril en México? 

El gobierno de Álvaro Obregón en 1924 aceptó la ratificación de la Liga de las Naciones Unidas, pero para no empalmar la celebración con el Aniversario de la Revolución (20 de noviembre), ni tenerla que celebrar al inicio del mes de mayo (Día del Trabajo (1 de mayo) y la Batalla de Puebla (5 de mayo)), se decidió que en México se conmemore el 30 de abril.

El objetivo de la ONU es que en esta fecha se recuerde que los niños son los que más sufren las crisis y los problemas del mundo. También para "recordar que todos los niños tienen derecho a la salud, la educación y la protección, independientemente del lugar del mundo en el que haya nacido", y evidenciar las necesidades de los menores.

Con información de Milenio