Archivo
Hoy es un buen día para dejar de fumar. Mientras lo piensa, le invitamos a razonar los parámetros más grises del tabaquismo.

Ningún producto de consumo se encuentra tan íntimamente relacionado con la muerte como el tabaco. De hecho, el tabaquismo es tan nocivo, o más, que la adicción a la mariguana, a la cocaína o a la heroína.

No obstante, la tentación es irresistible para los más de mil millones de fumadores que se calcula existen en el mundo. Se trata pues de un vicio global, que podría llegar a convertirse en la primera causa de defunción en el futuro cercano.

Tan sólo en México hay 20 millones de fumadores activos, de los cuales medio millón se fuma más de una cajetilla al día, y enciende su primer cigarro antes de que transcurran los primeros cinco minutos de haberse levantado. Dado que esos fumadores invierten 15 minutos en fumarse cada cigarrillo, significa que invierten diariamente cinco horas completas en consumir una cajetilla de 20 cigarros.

Las mujeres fuman en la misma proporción que los hombres (50 y 50 por ciento), pero la tendencia es que ellas fuman más cigarros en cada jornada. 

Cada día, en nuestro país, 4 mil niños de entre 12 y 17 años comienzan a fumar.

Males asociados
En lo que respecta a los fumadores pasivos, es decir, aquellos que están expuestos al humo de los fumadores activos, se estima que 35 millones de mexicanos fuman sin desearlo. 

Por cada cinco cigarros que consume un fumador activo en un lugar cerrado, el fumador involuntario recicla el humo equivalente a tres cigarros.

Esta es la razón por la que personas que nunca han fumado, muestran en sus pulmones los daños ocasionados por el humo del cigarro de los fumadores. 

De hecho el tabaquismo se ha convertido en la enfermedad prevenible más relacionada con otros problemas de salud. 

Los males menos graves se relacionan con daños en la piel (arrugas prematuras), cabello reseco y quebradizo y mal olor corporal. 

Archivo

Pero entre los males más graves se incluyen:
Las disfunciones sexuales y los problemas de fertilidad (las mujeres que fuman reducen en 40 por ciento sus probabilidades de quedar embarazadas) .

Las enfermedades isquémicas, entre ellas el infarto agudo de miocardio. En México, el 45 por ciento de esos padecimientos está relacionado con el consumo de tabaco.

Los problemas cerebrovasculares, entre ellos la alteración de los vasos sanguíneos del cerebro, que pueden provocar parálisis, debilidad, trastornos de la dicción e incluso la muerte.

El 51 por ciento de los afectados por estas disfunciones son adictos al tabaco.

Las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas. Entre las cuales destacan la bronquitis crónica,  el enfisema pulmonar (80 por ciento de los casos se deben al tabaquismo) y el asma.

Fumar es una mala idea para cualquier persona, pero sobre todo para las que padecen asma y deben compartir el ambiente con los fumadores. En tales casos las personas con asma tendrán más dificultades para respirar y tendrán que ir más a menudo a Urgencias porque los tratamientos habituales no harán el efecto deseado.

Singularidades del tabaco
» Para curar (secar) la hoja de tabaco, a fin de que adquiera el color, la textura y el aroma deseados, los curadores utilizan el fuego, a veces derivado de la leña. Así, para curar un kilo de tabaco son necesarios alrededor de cinco kilogramos de leña, lo que para algunos ambientalistas significa deforestación.

» Cada cigarro está enrollado en una pequeña hoja de papel de 16 centímetros cuadrados. Si una persona fuma 20 cigarrillos al día, en un año habrá fumado 7 mil 300 cigarros, lo que en papel equivale a 11.68 metros cuadrados (200 hojas tamaño carta).

» Fumar es  un problema de salud pública en México y en todo el mundo. Los jóvenes cada vez prueban su primer cigarrillo a una edad más temprana. De hecho, un porcentaje importante de fumadores empezó a fumar antes de los 10 años,  y como la nicotina es una sustancia que causa una fuerte adicción, resulta muy difícil dejar de fumar.

 Los principales motivos por los que nos sentimos atraídos por el cigarro son:

Curiosidad. Queremos saber qué sienten nuestros padres, hermanos o amigos mayores cuando fuman.

Aceptación del grupo social. Si nos reunimos con un grupo en el que la mayoría de los miembros fuman, queremos sentirnos aceptados.

Facilidad de adquisición. Resulta muy sencillo adquirir una cajetilla de cigarrillos. Esto hace que cada día más adolescentes y adultos jóvenes se pongan en contacto con la nicotina.

Archivo

La nicotina causa dependencia tanto física como psicológica.

» La dependencia física crea la necesidad compulsiva de fumar. La nicotina al ser inhalada viaja en fracciones de segundos al cerebro y estimula el centro del placer. Esta sustancia se adhiere a los receptores nicotínicos ubicados en esa zona, donde estimula la liberación de dopamina.
 
» La dependencia psicológica se manifiesta cuando el fumador, aunque tenga suficiente nicotina en la sangre, aún siente deseos compulsivos de fumar.
Fumar produce un placer momentáneo, pero nos está matando de manera silenciosa. 

» Nueve de cada 10 fumadores creen que pueden dejar el tabaco cuando lo deseen. Nadie dijo que fuera fácil dejar el cigarro, pero usted puede hacerlo: sólo tírelo a la basura que es donde debe de estar.

 El cigarro en cifras
60 mil personas mueren cada año en México por causa del tabaco (165 cada 24 horas). Entre los años 2020 y 2030 el tabaquismo será la causa de muerte número uno en el mundo.
50 mil millones de pesos gasta al año el sistema mexicano de Salud Pública en atender las enfermedades y disfunciones relacionadas con el consumo de tabaco. 
54 por ciento de los fumadores en México tarda un promedio de 23 años en buscar tratamiento para su adicción. Lo hace cuando su organismo ya está seriamente afectado por el tabaco.

Los números del ex fumador
A las 8 horas ell monóxido de carbono presente en la sangre se reduce y el contenido de oxígeno se normaliza.
A los 20 minutos de dejar de fumar la presión arterial y la frecuencia cardiaca comienzan a normalizarse.
A las 72 horas se puede respirar mejor, se incrementa la capacidad pulmonar y la función bronquial comienza a normalizarse.
A los 3 meses la circulación sanguínea mejora y la capacidad pulmonar aumenta; el ejercicio se facilita.
1 año después el riesgo de infarto cardiaco se reduce a la mitad y la capacidad pulmonar mejora notablemente.