Foto: Archivo
Aurora permanece bajo el resguardo de las autoridades ministeriales, donde ya es investigada para corroborar la versión que contó ante el Ministerio Público, ahí se tiene abierta una carpeta de investigación desde la tarde del miércoles


Horas después de haber sido reportado un robo en una zona residencial, la empleada doméstica – señalada como la principal sospechosa – se entregó a las autoridades asegurando que tomó el dinero porque era víctima de una extorsión.

En la edición impresa del jueves, VAGUARDIA dio a conocer el robo de joyería ocurrido cerca de las 19:00 horas en el fraccionamiento Residencial San Alberto, hecho que movilizó a elementos de la Policía Investigadora.

Fuentes de la PGJE revelaron que sólo una horas más tarde de haber recibido el reporte, Aurora Téllez Moreno, la empleada, acudió voluntariamente para responder ante las acusaciones, quedando en manos de las autoridades.

De acuerdo al testimonio de la mujer, no tuvo opción en tomar los objetos de valor – cuyo monto ascendía a los 500 mil pesos – pues dijo haber sido amenazada de muerte por personas que la contactaron para extorsionarla.

Fue por ello que, temiendo por su vida, se llevó las joyas para cambiarlas por dinero y luego hacer un depósito bancario, sin embargo, al enterarse que el robo fue reportado, decidió entregarse.


AL PISO POLICÍA MOTORIZADO

El comandante Jesús Avilés circulaba a bordo de la motocicleta DSZ 46 con placas de circulación E2YE 4, circulaba por Manuel Pérez Treviño, pero al llegar al cruce con Francisco de Urdiñola un vehículo le cerró al paso al parecer por accidente.

Esto ocasionó que el motorizado realizara una maniobra para evitar el contacto, pero aun así fue a dar al piso; al tratar de levantarse no pudo hacerlo pues el peso de la unidad le cayó encima y fue auxiliado.

.