“Tengo unas rayas extrañas en el busto”. El doctor Ken Hosanna examinó esa parte de la joven mujer y luego diagnosticó: “Su problema está en las uñas”. “No lo creo, doctor –opuso la paciente–. Siempre las traigo muy cortas”. 

“En las uñas de su novio” –completó el facultativo–… Doña Panoplia de Altopedo, dama de buena sociedad, recibió en su casa a sus invitados. Uno de ellos vio en el salón de trofeos una piel de oso que servía como alfombra. 

“Tiene historia –relató don Sinople, el marido de doña Panoplia–. Estaba yo en los bosques canadienses participando en la cacería del alce cuando de pronto se me apareció el feroz plantígrado”. Lo interrumpió la señora Marga Yate, una de las invitadas: “Pensé que nos iba a hablar del oso”. 

Tosió el famoso cazador y continuó. “El terrible animal se alzó sobre sus patas traseras, y de inmediato presentí su ataque”. “A lo mejor iba a bailar” –sugirió la señora Yate–. Volvió a toser don Sinople y prosiguió su narración. “Levanté mi rifle…”. 

“¿Se le había caído?” –preguntó doña Marga, interesada–. Tosió una vez más el cazador, preocupado porque las toses se le estaban acabando. “Disparé y cayó el oso a mis pies. 

Sentí haber dado muerte a aquel espléndido ejemplar, pero éramos el oso o yo”. “Qué bueno que fue el oso –opinó la señora Marga Yate–. Usted no hubiera lucido mucho como alfombra”… 

Eric el Rojo, jefe de los vikingos, se puso en pie en la proa de su nave y ordenó a sus marinos: “¡Abordar!”. Le dijo uno de ellos al remero que tenía al lado: “Siempre ordena lo mismo, por eso nunca dejo de traer mi costura”… 

No diré que es tan necesario como el pan, pero en la hora actual el PAN es sumamente necesario. Aturdidos los priistas por la aplastante derrota que sufrieron en la elección de julio, y dados al acomodo oportunista los demás partidos, Acción Nacional podrá ser la única oposición política que enfrente a López Obrador, denuncie sus eventuales excesos en el ejercicio del poder y haga la crítica sus acciones.

 Preocupa por eso que el partido blanquiazul se mire tan dividido por continuas pugnas. No creo que le haga daño la renuncia presentada por Felipe Calderón; antes bien pienso que lo beneficiará, pero ciertamente el partido que fundó Gómez Morín se ve hoy por hoy debilitado por esos pleitos interiores que le restan posibilidades de actuar como eficaz oposición. 

La principal tarea de su nuevo dirigente será restablecer la perdida unidad; conciliar a los diferentes grupos –no quise poner “tribus”– que se han venido disputando el control del partido y recuperar la mística y los valores que su fundador dio a Acción Nacional. 

Tarea difícil es ésa, pero indispensable no sólo para el PAN sino igualmente para el bien de la República… Usurino Matatías, el hombre más avaro de la comarca, se preocupó bastante cuando su hijo le anunció que aquella noche iba a salir con una chica. 

“No gastes mucho –le advirtió–. Cuida los centavos, que los pesos se cuidarán solos”. Cuando su hijo regresó de la cita el avariento señor quiso saber lo concerniente al asunto del dinero. 

Le informó el muchacho: “El gasto fue de 100 pesos”. “No es mucho” –suspiró con alivio Matatías–. Precisó el muchacho: “Era todo lo que ella traía”… El hombre de la Edad de Piedra pintó en la pared de la gruta un mamut con siete pares de colmillos y dos colas. 

Le preguntó su mujer: “¿Dónde has visto un mamut así?”. “En ninguna parte –respondió el troglodita–. Pero voy a volver locos a los paleontólogos”… La señora aleccionó a su hija: “No está bien que llegues a la cita antes que tu novio”. “¿Por qué no, mami? –replicó la chica–. A él le encanta que le tome la delantera”… FIN.