Diputada Rosa Nilda en el Congreso de Coahuila / Foto: Especial
El medicamento está siendo utilizado como método abortivo

La diputada local, Rosa Nilda González Noriega, exhortó a la Secretaría de Salud regular la venta del medicamento “Misoprostol”, el cual es utilizado por jovencitas como método abortivo.

En el pasado mes de julio, una adolescente de 14 años ingresó a la sala de urgencias del Hospital General “Amparo Pape de Benavides” de Monclova con una hemorragia por intentar abortar su segundo embarazo consumiendo una alta dosis de dicho medicamento.

Mientras que en mayo de este año, una joven de 22 años abortó a su bebe a los siete meses de embarazo en un motel de Saltillo después de consumir Misoprostol. Al día siguiente tuvo que acudir a un hospital y ser atendida por el aborto provocado.

González Noriega comentó que la compra y uso de este medicamento no está regulado porque las adolescentes pueden adquirirlo en internet o hierberías con un costo de 700 pesos.

Señaló que el uso del fármaco sin supervisión médica representa un peligro a la vida de la persona que lo ingiere con fines obstétricos, por ello su regulación es importante para evitar la venta indiscriminada.

“Se exhorta a la Secretaría de Salud a realizar las acciones y gestiones necesarias para regular la venta del medicamento Misoprostol con el fin de evitar el uso obstétrico” declaró la legisladora durante una sesión del Congreso del Estado.

El Misoprostol es un medicamento indicado para el tratamiento de gastritis, ulcera gástrica, ulcera duodenal y reflujo, además es un análogo de la prostaglandina E1, lo cual permite ejercer las mismas funciones que dicha sustancia en el cuerpo.

Éste inhibe la producción de ácido estomacal, aumenta la producción de moco estomacal, promueve la contracción del músculo liso, e inicia contracciones uterinas y dilatación del cuello uterino.

Actualmente el Misoprostol está en el IV grupo de la clasificación de medicamentos del artículo 226 de la Ley General de Salud como “medicamentos que para adquirirse requieren receta médica, pero que pueden resurtirse tantas veces como lo indique el médico”. 

Sin embargo, González Noriega insistió en que se debe llevar un registro de quienes lo compran, fecha de adquisición, fecha de venta, denominación del distintivo, cantidad adquirida, nombre del que prescribe la receta junto con cédula y dirección, sello de la receta, entre otros datos importantes.