Foto: Tomada de Internet
Las Comisiones de Radio y TV y Derechos de la niñez estudian prohibir los contenidos que degraden a mujeres; buscan evitar la normalización de la violencia

Las comisiones de Radio y Televisión, y de Derechos de la Niñez y Adolescencia de la Cámara de Diputados, analizarán prohibir que los contenidos de la industria del entretenimiento tengan contenidos degradantes y discriminatorios hacia las mujeres, para evitar así la normalización de la violencia contra ellas en la sociedad mexicana.

La diputada priista Norma Adela Guel Saldívar propuso reformar los artículos 223, 256 y 308 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, y 47 de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, para eliminar estereotipos de género y contenidos discriminatorios que promuevan la violencia y el odio, así como prohibir los tratos despreciables y agresiones a las mujeres.

Indicó que México es una nación multicultural en donde convive un cúmulo diverso de comunidades con costumbres, tradiciones, creencias y rasgos culturales específicos, a través de los cuales construyen una identidad particular; sin embargo, existen expresiones que, a través de la música y productos audiovisuales, promueven conductas de menosprecio hacia la población femenina.

A través de letras y temáticas que incitan a la violencia contra las mujeres, crean estigmas y estereotipos que influyen en la población y terminan dañando el tejido social y la convivencia pacífica.

"La población de las zonas marginadas, son el público más proclive a adoptar estos estilos de vida y comportamientos, debido a que suelen ser más influenciables", dijo.

Consideró que es más probable que un niño o un joven que escucha y mira contenidos machistas y misóginos pueda ser agresivo con sus parejas, amigas e inclusive con sus familiares mujeres.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) señala que de las mujeres de 15 años y más, 66.1 por ciento ha enfrentado al menos un incidente de violencia por parte de cualquier atacante, alguna vez en su vida.

Además que 43.9 por ciento ha sufrido crueldad por parte de su actual o última pareja, mientras que, en los espacios públicos o comunitarios, 34.3 por ciento ha experimentado algún tipo de agresión sexual.