El expresidente estadounidense George W. Bush toca el féretro de su padre, el expresidente estadounidense George H. W. Bush, en Washington DC (Estados Unidos). Foto: EFE
El presidente de EU, Donald Trump, y su antecesor, Barack Obama, se dieron hoy la mano al comienzo del funeral del exmandatario estadounidense George H. W. Bush, pero no hubo ninguna interacción entre Trump y Hillary Clinton.

Dirigentes y miembros de la realeza de distintas partes del mundo, como la canciller alemana, Angela Merkel, el rey Abdalá II de Jordania o el príncipe Carlos de Inglaterra, acudieron hoy al funeral de Estado de George H. W. Bush (1989-1993), que se celebra en la Catedral Nacional de Washington.

A las exequias asisten, además, otros miembros de la realeza como el exemir de Catar Hamad bin Jalifa al Zani, padre del actual emir, y el príncipe de Baréin Abdalá bin Hamad al Jalifa, de acuerdo a la lista proporcionada por el portavoz de la familia Bush Jim McGrath a la cadena de televisión CNN.

También están el presidente polaco, Andrzej Duda, y los exmandatarios de Polonia, Lech Walesa; de México, Carlos Salinas; de Portugal, Aníbal Cavaco Silva; y de Estonia, Toomas Hendrik Ilves; así como los ex primeros ministros del Reino Unido, John Major; de Kuwait, Naser al Mohamed al Ahmed al Sabah; y de Japón, Yasuo Fukuda.

En la Catedral Nacional de Washington también se han dado cita el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la primera dama, Melania, así como los cuatro exmandatarios vivos del país junto a sus cónyuges, Barack Obama (2009-2017) y su esposa Michelle; Bill Clinton (1993-2001) y la ex secretaria de Estado Hillary Clinton; y Jimmy Carter (1977-1981) con Rosalynn Carter.

El expresidente republicano George W. Bush (2001-2009), hijo del fallecido, acompañó el traslado del féretro de su padre desde el Capitolio, donde hubo una capilla ardiente de más de 24 horas, hasta el templo en el que se celebra el funeral de Estado, y tiene previsto pronunciar allí un discurso fúnebre.

Después de las exequias, el féretro del expresidente será trasladado a Texas de nuevo, para recibir el jueves un último adiós por parte de su familia.

Los restos de George H. W. Bush descansarán, finalmente, junto "al amor de su vida", como definía siempre a su esposa Barbara Bush, en la Biblioteca Bush situada en la localidad de College Station (Texas), 160 kilómetros de distancia de Houston

El príncipe Carlos de Inglaterra (i), durante el funeral al expresidente estadounidense George H. W. Bush, en Washington DC. Foto: EFE

Trump saluda a Obama, pero no a Hillary Clinton, en el funeral de Bush

El presidente de EU, Donald Trump, y su antecesor, Barack Obama (2009-2017), se dieron hoy la mano al comienzo del funeral del exmandatario estadounidense George H. W. Bush (1989-1993), pero no hubo ninguna interacción entre el jefe de Estado y su rival en las elecciones de 2016, Hillary Clinton.

El saludo entre Trump y Obama fue la primera interacción conocida entre ambos desde el traspaso de poder el 20 de enero de 2017, hace casi dos años.

En primera fila del funeral por el expresidente, fallecido el pasado viernes a los 94 años, se encontraban los exmandatarios demócratas Barack Obama, Bill Clinton (1993-2001) y Jimmy Carter (1977-1981), junto a sus respectivas esposas, Michelle, Hillary y Rosalynn.

Trump y su esposa Melania llegaron poco después y se sentaron en un extremo de la misma fila, con la primera dama sentada al lado de Obama y el actual presidente al lado del pasillo.

En la primera fila del funeral del expresidente de EU se encontraban los exmandatarios demócratas Barack Obama, Bill Clinton y Jimmy Carter, junto a sus respectivas esposas, Michelle, Hillary y Rosalynn. Foto: EFE

Obama y su esposa Michelle dieron cordialmente la mano a Trump y a la primera dama cuando ambos llegaron y ocuparon sus asientos.

La excandidata demócrata Hillary Clinton estaba sentada más lejos, a la izquierda de su marido Bill, quien a su vez ocupaba el espacio al lado de Michelle Obama.

La exsecretaria de Estado no se giró cuando Trump y su esposa tomaron sus asientos, y no hubo saludo entre las dos parejas.

Al otro lado del pasillo se sentó el expresidente republicano George W. Bush (2001-2009), hijo del fallecido y que pronunciará un elogio fúnebre en memoria de su padre.

Antes de ocupar su asiento, Bush hijo saludó a todos los expresidentes y sus esposas, y le entregó un caramelo a Michelle Obama, como recuerdo del gesto similar que ambos compartieron cuando estuvieron sentados el uno al lado del otro durante el funeral del senador republicano John McCain el pasado 1 de septiembre.

La ex primera dama se río al recibir el pequeño regalo de Bush, al que ha descrito como su amigo y un "hombre maravilloso" al que tiene mucho cariño, especialmente por su sentido del humor.

El gesto entre ambos en el funeral de McCain se hizo viral debido a que los estadounidenses "están ávidos" de contemplar momentos como esos, que demuestren "que el partido político no separa" a la gente, según opinó Michelle Obama en una entrevista con el canal televisivo "Today" en octubre.