Orgullo. Los pequeños soldaditos recorrieron las instalaciones militares y conocieron a las mascotas del Ejército. / El Universal
Sus actividades como militares iniciaron este viernes junto con las de los integrantes del 25 Batallón de Infantería

TOLUCA, EDOMEX.- Máximo tiene siete años y quiere ser soldado. Dice que los miembros del Ejército son “tenaces, perseverantes y disciplinados”, y que su fin en la vida es “prepararse física e intelectualmente para defender a su patria de personas hostiles, sin escrúpulos y ambiciosas”.

Este pequeño, quien vive con trastorno del lenguaje y discapacidad motriz, fue uno de los cuatro niños de entre siete y nueve años seleccionados para ser soldado por un día.

Sus actividades como militares iniciaron este viernes junto con las de los integrantes del 25 Batallón de Infantería, en la 22 Zona Militar, localizada en el municipio de Rayón.

“Un soldado es aquella persona que en caso de desastres naturales siempre está para apoyar a sus semejantes, por ello hoy me gusta mucho rendirle un homenaje a su ardua labor”, explicó el más pequeño de los niños, elegidos de entre 500 menores de edad atendidos en las dos unidades de Rehabilitación e Integración Social (URIS), en Toluca.

Irving, Jesús, Guillermo y Máximo llegaron muy temprano, acompañados de sus padres, a las instalaciones militares. Primero se colocaron el uniforme, luego les asignaron sus camas y el espacio donde guardarían sus pertenencias.