EFE
Reclama a Honduras por no disuadir caravana antes

VADO HONDO, GUA.- La policía y el ejército de Guatemala dispersaron ayer a un grupo de cientos de migrantes hondureños que habían pasado dos noches varados en un retén colocado en una carretera rural.

Algunos migrantes arrojaron piedras mientras las autoridades les lanzaban gas lacrimógeno y los empujaban con sus escudos. Los migrantes que llevaban niños fueron empujados con más delicadeza para que se regresaran por donde llegaron.

El ministro de Relaciones Exteriores de Guatemala, Pedro Brolo Vila, criticó al gobierno de Honduras por no tomar más medidas para disuadir a la caravana.

Señaló que Guatemala se había estado preparando desde diciembre para esta caravana y que incluso había sostenido reuniones con sus contrapartes de Honduras, México y Estados Unidos.