Foto: Especial
Mauricio González, presidente de González Byass, y Joan Cortés, director de operaciones de Grupo Emperador, quieren relanzar marcas como Don Pedro Domecq, así como Presidente y Azteca de Oro para revivir el apetito por estas bebidas alcohólicas

En 2012 la Casa Pedro Domecq desapareció para convertirse en Pernod Ricard México, pero en marzo de este año la francesa concretó la venta de las marcas que formaban parte de este portafolio a las empresas González Byass y Grupo Emperador.

Esta sociedad tomó la decisión de revivir a Don Pedro Domecq y con ello el mercado de brandy en México que en los últimos tres años se encuentra estancado, superándolo bebidas como el whisky y el ron.

En entrevista, Mauricio González, presidente de González Byass, una empresa familiar con más de 180 años de trabajar con vino de jerez, y Joan Cortés, director de operaciones de Grupo Emperador, firma filipina con 30 años de comercializar brandy, quieren relanzar marcas como Presidente, Don Pedro y Azteca de Oro para revivir el apetito por estas bebidas alcohólicas.

Información de Euromonitor International muestra que actualmente se venden 2.7 millones de cajas anualmente de brandy en México, 1.1 por ciento menos de lo que se comercializaba hace tres años.

Las marcas de Pedro Domecq venden anualmente en México 1.5 millones de cajas, por lo que la empresa quiere sostener este nivel de ventas en su primer año de operación y crecer en los siguientes tres.

Lee la nota completa en El Financiero