María de los Ángeles Fernández Abad vivió en el exilio mexicano desde 1947, cuando se trasladó al país azteca con solo 25 años. Allí permanecería hasta el final de sus días, incluso después de la muerte de Franco y el inicio de la democracia en su país natal. Como tantos otros españoles que huyeron de la represión del régimen franquista, la decidió quedarse en la tierra que la acogió

Angelines Fernández, la actriz española que dio vida en la pequeña pantalla a “La Bruja del 71” en la popular serie mexicana “El Chavo del 8”, formó parte de las guerrillas que combatieron al dictador español Francisco Franco, después de que éste tomara el control del país al término de la Guerra Civil Española. El pasado 1 de abril se cumplieron 80 años del final del conflicto y la artista ha vuelto a ser recordada en medios y redes por su pasado opositor al régimen dictatorial.

María de los Ángeles Fernández Abad vivió en el exilio mexicano desde 1947, cuando se trasladó al país azteca con solo 25 años. Allí permanecería hasta el final de sus días, incluso después de la muerte de Franco y el inicio de la democracia en su país natal. Como tantos otros españoles que huyeron de la represión del régimen franquista, la decidió quedarse en la tierra que la acogió.

Tras la victoria del bando golpista en 1939, comenzó la represión de un régimen que Franco prolongaría casi cuarenta años. El periodo de la posguerra, fue el más duro y en él se sucedieron las persecuciones y desapariciones. Entre los perseguidos se encontraba la que luego sería la querida doña Clotilde de la conocida serie mexicana. Viendo que su vida corría peligro en Madrid, decidió partir hacia México.

Paloma Fernández, la hija de Angelines, ya lo había contado en una entrevista en 1999, pero ahora vuelven a salir a la luz los detalles de su pasado insurgente, cuando “La Bruja del 71” empuñó las armas junto a miembros de movimientos obreros, sindicalistas y republicanos y formó parte de la guerrilla española que combatía a la dictadura.

En 1991 la artista se retiró de la actuación, después de haber trabajado en algunos de los filmes de la edad de oro del cine mexicano, junto a Cantinflas, y en otras producciones. Tres años después fallecía de cáncer lejos del país que la vio nacer.

La actriz española es recordada en el marco de la exhumación de los restos de Francisco Franco, la cual se realizará mañana. Según un comunicado gubernamental, la operación se llevará a cabo en condiciones “de dignidad y respeto” y contará con la presencia de la familia del dictador.

A las 10:30 del jueves se procederá a sacar los restos de la tumba, situada a los pies del altar mayor de la basílica de la abadía benedictina del Valle de los Caídos, el monumento más simbólico del régimen militar que implantó tras ganar la Guerra Civil española (1936-1939).

El Gobierno, que preside el socialista Pedro Sánchez, decidió trasladarlo basado en una reforma de 2018 de la Ley de memoria histórica y avalado por el Tribunal Supremo, que rechazó un recurso de los familiares más próximos de Franco, sus nietos.

En el Valle de los Caídos también tiene sepultura también cerca de 34 mil personas que fueron víctimas de ambos bandos de la guerra.

Pasados 44 años de la muerte de Franco, su tumba en el Valle de los Caídos es motivo de polémica en la democracia española porque es una monumento estatal, él no murió en la contienda y en la misma basílica están los restos de miles de combatientes republicanos, los perdedores de la guerra, llevados allí sin el consentimiento de sus familias.

Tanto la exhumación como la reinhumación se efectuarán en la intimidad, en presencia de sus allegados. Durante el traslado y entierro estará presente la ministra de Justicia, Dolores Delgado, en su condición de notaria mayor del Reino de España.

El Ejecutivo argumenta que ha defendido desde el principio del procedimiento que “los restos del dictador no podían continuar en un mausoleo público que exaltara su figura, algo expresamente prohibido por la Ley de memoria histórica”.

Igualmente, destaca que la sentencia “firme y unánime” del Tribunal Supremo del pasado 30 de septiembre “puso fin al proceso contencioso-administrativo interpuesto por la familia para intentar impedir su salida del Valle de los Caídos”.

Sánchez señaló, tras conocerse el fallo judicial, que de “esta manera se cerraba simbólicamente el círculo de la democracia española”, concluye el comunicado.