Imagen de la Navidad del 2017, en la cual Trump deseaba felicidad a las tropas estadounidense. Foto: Twitter
Para el mandatario, quien dejará la administración de la Casa Blanca el 20 de enero, se prevé que durante el día juegue golf, de ahí en más, al parecer no tiene muchas actividades

El presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, ha optado esta Navidad tener una celebración mucho más cauta en comparación a otros años, en la que ahora se ha mantenido silente en su club Mar-a-Lago de Florida, sin si quiera tener contemplada una agenda oficial para esta jornada. 

Su celebración navideña discreta ha llegado incluso a Twitter, donde solamente dio un escueto "Feliz Navidad" a sus seguidores, mientras que en la residencia ubicada en Palm Beach, en Miami, la cena de Nochebuena junto con su esposa Melania no contó con el tradicional servicio religioso como en otros años. 

Para el mandatario, quien dejará la administración de la Casa Blanca el 20 de enero, se prevé que durante el día juegue golf, de ahí en más, al parecer no tiene muchas actividades. 

Esta semana Trump ha seguido con sus publicaciones en Twitter sobre fraude electoral en las elecciones presidenciales que ganó el demócrata Joe Biden.

 Como es de costumbre, las aseveraciones del actual mandatario carecen de pruebas que respalden ilegalidades en los comicios. Trump ha estado acompañado en Florida de su abogado Rudy Giuliani, quien ha sido su aliado en las demandas del supuesto fraude y manipulación de votos. 

El presidente y su esposa, quienes llegaron la noche del miércoles al club Mar-a-Lago, publicaron el jueves en Twitter un video navideño. "Como saben, esta Navidad es diferente a los años pasados. Luchamos contra una pandemia mundial que nos ha afectado a todos. Sin embargo, a través de este gran desafío nos ha inspirado la bondad y el coraje de los ciudadanos de este país", dijo la primera dama.

 Medios nacionales se han hecho eco de que Trump se ha dedicado al golf mientras miles de afectados por la pandemia se quedaron esperando un cheque de alivio para pagar sus cuentas estas navidades, muchos de ellos desempleados al borde del desalojo. Trump, que permanecerá en Mar-a-Lago hasta el Año Nuevo, mantiene silencio sobre dicha ayuda federal después de rechazar el proyecto de ley aprobado por ambos partidos en el Congreso y pedir a los legisladores que aumenten de 600 a 2 mil la cuantía del cheque. 

El republicano además vetó esta semana un proyecto de ley de política de defensa de más de 740 mil millones de dólares y emitió una serie de polémicos indultos, entre ellos el del expresidente de su campaña Paul Manafort, su asesor durante mucho tiempo Roger Stone y Charles Kushner, el padre de su yerno Jared Kushner.