¿Para qué buscar un rincón apartado, un arroyo o alguna vivienda abandonada si puedes subirte a una unidad de transporte y loquear a gusto?