Dos lagartos moteados mexicanos lograron nacer en el zoológico de Wroclaw, en Polonia, con lo que aumentó la población de una de las pocas especies de lagartos venenosos.

Dos lagartos moteados mexicanos nacieron en el zoológico de Wroclaw, en Polonia, aumentando la población de una de las pocas especies de lagartos venenosos.

Uno de dos lagartos moteados mexicanos que nacieron en febrero en el zoológico de Wroclaw, en Polonia. Foto: AP/Wroclaw Zoo

El zoológico dijo que los lagartos, que son difíciles de criar en cautiverio, nacieron a finales de febrero en su terrario, donde los huevos se habían mantenido en una incubadora desde que una hembra adulta los puso en agosto.

La portavoz del zoológico, Joanna Kij, dijo que todavía se mantienen fuera de la vista del público y que los cuidadores aún no han determinado su sexo.

Uno de dos lagartos moteados mexicanos que nacieron en febrero en el zoológico de Wroclaw, en Polonia. Foto: AP/Wroclaw Zoo

En México, los lagartos moteados, también llamados lagartos de chaquira, suelen matarse porque se les considera muy peligrosos, pero los expertos del zoológico dicen que sólo utilizan el veneno en defensa propia. También existe una falsa creencia popular de que pueden inyectar veneno con la cola.

Los machos adultos pueden llegar a medir 90 centímetros (35 pulgadas) y pesar hasta 4 kilos (9 libras).

Otros tres lagartos nacieron en el zoológico en 2016 y fueron trasladados al zoológico de Singapur en 2018.