Twitter
En total se efectuaron al menos mil 700 rescates y evacuaciones para trasladar a los afectados a albergues

Los lentos remanentes de la tormenta tropical Imelda anegaron partes de Texas y causaron al menos dos muertos. Los equipos de rescate tuvieron que emplear balsas para rescatar a conductores varados y a familias atrapadas en sus viviendas durante un aguacero implacable que hizo recordar a los provocados por el huracán Harvey hace dos años.

Para el jueves por la noche las inundaciones comenzaron a bajar en la mayor parte de la zona de Houston, explicó el alcalde de la ciudad, Sylvester Turner. La policía trabajó hasta bien entrada la noche para despejar las carreteras de los vehículos parados y abandonados por las inundaciones, apuntó el jefe de cuerpo, Art Acevedo.

Las autoridades del condado de Harris, donde se ubica Houston, dijeron que en total se efectuaron al menos mil 700 rescates y evacuaciones para trasladar a los afectados a albergues.

Más de 900 vuelos estaban demorados o cancelados en Houston. En otro punto de la costa del Golfo de México, las autoridades advirtieron sobre el peligro de la ruptura de un dique en Beaumont.

Imelda dejó dos muertos a su paso

Uno fue un hombre de 19 años que murió electrocutado durante una tormenta eléctrica cuando intentaba rescatar a su caballo, apuntó la comisaría del condado de Jefferson.

Un hombre de entre 40 y 50 años murió al tratar de conducir una camioneta cuando la inundación alcanzó los 2.5 metros de altura cerca del Aeropuerto Intercontinental Bush de Houston, informó el comisario Ed González.

De acuerdo con el Servicio Nacional de Meteorología, los cálculos preliminares indican que el condado de Jefferson recibió 102 centímetros de lluvia en el lapso de 72 horas.

Pasado lo peor, las arterias céntricas de Houston seguían bloqueadas por autos sumergidos y abandonados. Miles de conductores estaban varados en los estrechos carriles transitables entre bordes inundados.

Turner, el alcalde de Houston, evocó los daños traídos por Harvey (que arrojó más de 127 centímetros de lluvia sobre la cuarta ciudad más grande del país en 2017) mientras exhortaba a los residentes a resistir.

Las autoridades municipales reportaron que habían recibido más de mil 500 llamadas de rescate por inundaciones, la mayoría de ellas de conductores atascados en carreteras inundadas, pero las autoridades describieron a varios de ellos como personas que sufrían inconvenientes y que no se encontraban en peligro inminente.