Instituto Tecnológico Superior de Comalcalco. Foto: Archivo
Las dos nuevas universidades denunciadas por la Auditoría Superior son el Instituto Tecnológico Superior de Comalcalco y la Politécnica de Tlaxcala

Por Manu Ureste/@ManuVPC para Animal Político
 
La Auditoría Superior de la Federación (ASF) interpuso este viernes otras dos denuncias penales ante la Fiscalía General de la República (FGR) en contra de dos universidades por el presunto desvío millonario de recursos públicos a través del esquema conocido como La Estafa Maestra.

Las dos universidades denunciadas penalmente son el Instituto Tecnológico Superior de Comalcalco, en el estado de Tabasco, y la Universidad Politécnica de Tlaxcala.

La Auditoría las denunció luego de que señalara numerosas irregularidades en los convenios que estas dos universidades públicas firmaron con la Secretaría de Desarrollo Urbano y Territorial (Sedatu) en las cuentas públicas 2016 y 2017, cuando Rosario Robles era la titular de esa dependencia del gobierno federal.

Politécnica de Tlaxcala. Foto: Especial

De acuerdo con la investigación de la Auditoría, las dos universidades recibieron 356 millones de pesos para que le brindaran a la Sedatu una serie de servicios.

Sin embargo, las universidades entregaron la mayor parte de ese dinero a empresas fantasma o irregulares provocando un presunto daño al erario, que ahora tendrá que investigar la Fiscalía para llevarlo ante justicia.

Estas dos denuncias penales se suman a las 30 presentadas entre 2014 y octubre de 2018 relacionadas con La Estafa Maestra por un monto aproximado de 5 mil millones de pesos.

Entre esas 32 denuncias en total, la Auditoría ha llevado ante la Fiscalía a dependencias como Sedesol y Sedatu, y a las universidades autónomas del Estado de México, Morelos, Zacatecas, Tabasco y Campeche; y las politécnicas de Chiapas, Quintana Roo y Francisco I. Madero, en Hidalgo, entre otras.

También denunció al Sistema Quintanarroense de Comunicación Social, a Radio y Televisión de Hidalgo, y Televisora de Hermosillo (Telemax).

En todos los casos, el sistema de desvío es siempre el mismo: una dependencia de gobierno hace convenios con universidades o sistemas de radio para hacer supuestos servicios. Éstos, a su vez, subcontratan a empresas que resultan ser fantasma, y, por tanto, el dinero desaparece. Y esto ocurre por el uso de la excepción del artículo 1 de la Ley de Adquisiciones que permite hacer convenios entre entes públicos sin necesidad de pasar por una licitación pública.

Universidad en Comalcalco participó en presuntos desvíos en Sedatu y Pemex

En octubre de 2015 y mayo de 2016, el Instituto Superior Tecnológico de Comalcalco (ITSC) firmó tres convenios con la Sedatu, por los que recibió 168 millones 388 mil pesos de dinero público para la prestación de servicios como “diagnóstico de la situación actual de la Vivienda en México y sus Alternativas”, e “incrementar el crecimiento ordenado de los asentamientos humanos, los centros de población y las zonas metropolitanas”.

Sin embargo, en su investigación la Auditoría encontró que, a pesar de recibir el dinero público, el Instituto no presentó la documentación de los convenios firmados con Sedatu, ni los comprobantes de pago, ni los entregables de los servicios que supuestamente hizo.

Lo que sí hallaron los auditores fue que con ese dinero se subcontrató a varias empresas, que tampoco dieron los servicios.

Entre éstas se encuentra Contabilidad y Soluciones INNER SA de CV, una empresa que, según constató la ASF en una visita domiciliaria, no tiene instalaciones reales, ni estructura, ni personal alguno laborando. Es decir, solo existe en el papel y simula operaciones comerciales.

Esta compañía ‘”papel” también fue utilizada en el presunto desvío millonario al estilo Estafa Maestra que tuvo lugar en otro convenio firmado entre Sedatu y la Universidad Politécnica Francisco I. Madero, en el que esta empresa “fachada” se llevó casi 43 millones de pesos. 

Falsificación de firmas de funcionarios de Sedatu... Lee la nota completa en Animal Político