Twitter
El volumen de carga qué había en la tubería provocó que la gasolina Premium brotara como una fuente

El ducto de Tuxpan a Toluca que explotó ayer en la comunidad de Tlahuelilpan, Hidalgo -y que por el que han muerto 67 personas- ya había sido perforado en al menos diez ocasiones, según informó el director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero.

El episodio más reciente fue hace un mes, indicó el funcionario en rueda de prensa en Palacio Nacional.

"Cabe señalar que en el municipio de Tlahuelilpan se han llevado a cabo 10 tomas clandestinas en los tres meses a este incidente, siendo el penúltimo antes del de ayer, el día 18 de diciembre con incendio”, precisó.

Ese incendio tardó 12 horas en ser sofocado, recordó Oropeza.

El director de Pemex explicó que cuando hay una baja en la presión de combustibles que supone una perforación clandestina se cierran las válvulas para que deje de fluir el producto. Pese a ello, el volumen de carga qué había en la tubería provocó que la gasolina Premium brotara como una fuente.

"De manera que se venía operando a 20 kilogramos de presión y cuando ocurre esto, la suspensión y el cierre en la válvula ya se queda en aproximadamente cinco o seis kilogramos de presión.

"Entre el lugar donde sucedieron los lamentables hechos y la refinería de Tula hay 13 kilómetros, lo que equivale a un volumen de 10 mil barriles de gasolina. Como verán ustedes no es cosa menor”, comentó.

El ducto traslada 70 mil barriles de combustibles diarios y desde el 16 de enero estaba en proceso de “empaque”, o llenado tras la reparación de la tubería.

Romero expuso que en el lugar trabaja personal de Pemex junto con peritos de la Fiscalía para conocer las causas del incendio.

El punto de la explosión está resguardado por 400 elementos del Ejército para permitir que se realicen las diligencias.