Archivo
En sexenios panistas se entrega 92% de terrenos concesionados, funcionario federal señala que coincide con asentamiento del crimen

Hoy, Coahuila es la sexta potencia nacional en minería, y eso se logró en las administraciones de Vicente Fox y Felipe Calderón, quienes en tan sólo dos sexenios entregaron a las empresas el 92 por ciento del territorio coahuilense que se ha concesionado desde la Revolución. En esos 12 años panistas “explotó” esta industria como nunca antes en la historia.

“Sí, pero hay que puntualizar algo que es muy importante y urgente que se atienda, que se revise: en ese mismo periodo de ambos presidentes a la par con la industria minera, el crimen organizado creció exponencialmente en Coahuila. es algo que las autoridades deberían revisar y reforzar los mecanismos de control que le permitan brindar certidumbre a la ciudadanía. Lo que vemos claramente es que hay una concurrencia, que así como creció la entrega de concesiones mineras en territorio coahuilense, también lo hicieron los grupos criminales que casualmente se asentaron en la zona minera de ese estado", expresó Jaime Martínez Veloz, Comisionado para el Diálogo con los Pueblos Indígenas de México y oriundo de Coahuila.

"Para quienes conocimos y crecimos en Coahuila era impensable que nuestro estado viviera una situación espantosa de violencia y criminalidad que se vivió en los dos sexenios anteriores. El principal factor que contribuyó a la creación de esta situación de violencia extrema fue la entrega irresponsable de millones de hectáreas de territorio coahuilense el Estado que permitieron a las bandas criminales fortalecerse en su logística y su capacidad de fuego".

Esto les permitió el control de autoridades judiciales y policiacas hacer de la impunidad su principal divisa.

De acuerdo con las cifras oficiales, en Coahuila hay concesionadas 3 millones 872 mil 673 hectáreas que han sido entregadas desde la Revolución a las mineras, muchas de ellas empresas extranjeras. Pero en los sexenios de Fox y Calderón fueron cedidas ¡casi el 92 por ciento de estas tierras!, es decir 3 millones 561 mil 667 hectáreas.

"En Coahuila, Lázaro Cárdenas le repartió la tierra a los campesinos, y Fox y Calderón a los empresarios de la minería, vaya paradoja", dice Martínez Veloz, “tan sólo del 2009 al 2013 el valor de la producción minera en Coahuila fue de más de 65 mil millones de pesos… ¿Y qué le quedó al estado, a los coahuilenses?, ¿cuántos impuestos pagaron estas mineras?, ¿qué compromisos sociales, comunitarios y humanos ejercieron y cumplieron en esos pueblos de Coahuila?.

Archivo

“Preguntémonos tanto autoridades como ciudadanos qué dejó el que le hubieran entregado más de una cuarta parte de las tierras de Coahuila a las empresas mineras, que de 2009 al 2013 obtuvieron multimillonarias ganancias. Basta con darse una vueltecita por los pueblos en donde están asentadas estas minas… la pregunta se responde sola”.

Cuando se piensa en los municipios mineros de Coahuila, de inmediato se piensa en pobreza y mineros que viven en condiciones infrahumanas y mueren constantemente en tragedias como Pasta de Conchos, donde los restos de 65 de ellos siguen atrapados y sus deudos peregrinando.

“Muerte y deterioro del tejido social. Ni siquiera han mejorado en lo mínimo las condiciones de los trabajadores, pero además aquí hay un ingrediente que para mí es muy claro: este explosivo boom minero de Coahuila coincide con el asentamiento de grupos delictivos en esa zona. Debe investigarse profundamente todo esto”, demandó Martínez Veloz, y agrega: "Los Gobiernos de Fox y Calderón convirtieron a la minería de una actividad económica, en un asunto de Seguridad Nacional, y no sólo en Coahuila, sino en muchos otros Estado del País, tales como Michoacán, Guerrero, Colima y Jalisco, entre otros".

“Junto con las ganancias para las mineras, otros que se beneficiaron fueron estos grupos delictivos, florecieron en Coahuila y desde aquí se apoderaron de todo el Noreste de México y dieron combate a otros cárteles del País”.

Sin mencionarlo, Martínez Veloz se refiere a lo que sorprendió a gran parte del País cuando el 9 de octubre del 2012 muere en el municipio minero de Progreso, Coahuila, en enfrentamiento con los marinos, Heriberto Lazcano Lazcano, ‘El Lazca’, máximo líder a nivel nacional del Cártel de Los Zetas”.

Se supo que “El Lazca” tenía muchos meses en esa zona, donde se hacía pasar por un pequeño minero.

También en octubre del 2012, Humberto Moreira Valdés, exgobernador de Coahuila y exlíder nacional del PRI, denunció públicamente que en este estado había un grupo de “narcomineros”, exigiendo a las autoridades federales iniciar una investigación, aunque no reveló nombres.

Meses después se filtró que la PGR investigaba a varias empresas mineras en territorio coahuilense con presuntos nexos con el narco; incluso se habló que habían congelado algunas cuentas bancarias. Luego se supo que en algunos casos fueron rehabilitadas y que las investigaciones federales eran tanto por relaciones criminales pero en otros casos por irregularidades fiscales solamente. 

“Lo que sí se puede hacer aún es poner lupa a esta actividad, transparentar las ganancias que se llevan las mineras, los compromisos fiscales y sociales que cumplen y la realidad de los pueblos explotados; las condiciones laborales y humanas de los mineros, sus servicios de salud, seguridad, educación, etc.

“Corresponde a las autoridades Federales y Estatales detectar el coincidente florecimiento del crimen organizado en esa zona de Coahuila durante los años en que Fox y Calderón entregaron las concesiones, para que con un diagnostico certero se impulsen las acciones y las políticas públicas adecuadas, que permitan garantizar la seguridad de la población y hacer que los beneficios de la minería lleguen a los habitantes de la población. No podemos ser un Estado llenos de riquezas en el subsuelo con segmentos tan amplios de la población en la pobreza", demandó Martínez Veloz.

vanguardia
Vanguardia