Foto: Internet
El nivel de actividad económica se mantiene presionado por un bajo dinamismo de las actividades secundarias y crecimientos modestos en el comercio y servicios

Durante el primer mes del 2019 la economía mexicana repuntó con un crecimiento de 1.2% en comparación anual después de que cerrara el año previo con una expansión de apenas 0.2 por ciento. Las actividades agropecuarias, el comercio y los servicios impulsaron al alza la actividad económica, por su parte, la industria no logra salir de los números rojos.

El Indicador Global de Actividad Económica (IGAE) rompió con la tendencia decreciente que presentó durante los últimos cuatro meses del 2018, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Dinamismo en sector agropecuario

Las actividades primarias integran la agricultura, ganadería, pesca, caza y aprovechamiento forestal. Dentro de este sector la actividad económica creció 3.0% a tasa anual, el aumento más pronunciado entre los tres sectores. A pesar de su baja participación en la producción total mexicana, las actividades primarias se han mostrado dinámicas en meses recientes.

Actividades secundarias, en terreno negativo

Con este resultado las actividades secundarias ligaron cuatro meses consecutivos en números rojos. Durante el primer mes del 2019 la actividad económica dentro de este sector cayó 1.1% en comparación anual.

La minería encabezó la lista de resultados negativos. Su actividad económica decreció 10.5%, lo que significó el peor mes desde septiembre del 2017.

Otro sector que presionó negativamente el dinamismo de las actividades secundarias fue la industria de generación, transmisión y distribución de energía eléctrica y suministro de agua y gas. La actividad económica dentro de este sector cayó 1.4% en comparación anual, ligando dos periodos en la lista roja.

Por su parte, la industria de la construcción se recuperó de las caídas previas y empezó el año con un crecimiento anual de 0.6%, según las cifras del Inegi.

La industria manufacturera se mantiene como la más dinámica de las actividades secundarias. Su actividad económica incrementó 1.3%, dando aire al segundo rubro más importante para la economía mexicana.

 

Comercio y servicios, el más estable

El rubro que más aporta a la producción total nacional es también el más estable en términos de su actividad económica. El comercio y los servicios en conjunto registraron una expansión de 2.3% en comparación anual.

Del sector servicios el rubro que registró el crecimiento más pronunciado fue el que comprende a los servicios profesionales, técnicos, científicos y todos los relacionados con las corporaciones. Su actividad económica registró un incremento de 6.7% a tasa anual.

Los servicios financieros, de seguros, inmobiliarios y de alquiler de bienes aumentó 3.7% su nivel de actividad económica. Otros rubros que presentaron resultados positivos fueron el de los servicios educativos, de salud y de asistencia social que alcanzaron una expansión económica de 0.9% y el de servicios de transporte, correos, almacenamiento e información masiva con un crecimiento de 0.8 por ciento.

En terreno negativo se encontraron los servicios turísticos, los servicios de cultura y esparcimiento y servicios legislativos y gubernamentales. La actividad económica dentro de estos sectores cayó 2.9, 2.6 y 2.3% respectivamente.

Por su parte, el comercio continúa siendo una de las actividades más dinámicas e importantes para la economía mexicana. La actividad económica del comercio mayorista creció 4.3% y la del comercio minorista 2.8% en sus comparaciones anuales.