Foto: Cuartoscuro
Las actividades secundarias y terciarias mostraron caídas en su producción, ejerciendo presiones negativas sobre la economía nacional

Durante el primer trimestre del 2019 la economía de México, medida a través del PIB (Producto Interno Bruto), registró una contracción de 0.2% en relación con el trimestre previo. Esta contracción económica implicó el peor arranque de año para México desde el 2009.

En comparación anual, el PIB de México logró una variación apenas positiva de 0.1%, registrando un nuevo mínimo de crecimiento económico. Desde el 2009 el PIB no crecía a un ritmo tan modesto, de acuerdo con cifras desestacionalizadas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Este resultado es inferior a la estimación oportuna que reportó el Inegi en abril del 2019, donde se esperaba una expansión anual mínima de 0.2 por ciento. 

 

La contracción de la economía nacional se explica por la pérdida de dinamismo dentro de las actividades secundarias y terciarias, que aportan alrededor del 95% al PIB nacional. En comparación con el trimestre previo, la producción total de las actividades secundarias cayó 0.6% mientras que la de las actividades terciarias cayó 0.2 por ciento.

El rubro de las actividades primarias es el único que presenta resultados positivos. Durante este inicio de año registró una expansión de 2.6% en comparación trimestral.