Familiares de quienes aún están sepultados bajo los escombros de los edificios esperan noticias de sus seres queridos tras días de angustia; denuncian que la información tarda en circular.