Foto: Tomada de Internet
El estudio, se hizo basado en la información que alimenta la base de datos del Registro Nacional de Personas Extraviadas y Desaparecidas

El centro diocesano para los derechos humanos Fray Juan de Larios AC, presentó un nuevo informe del comportamiento del Registro Nacional de Personas Extraviadas o Desaparecidas; en los hallazgos se detectó que faltan registros de desaparecidos mexicanos y del extranjero, y existe un error en el 70 por ciento de los datos que los identifican. 


Michael Chamberlin, director de Fray Juan de Larios AC, presentó este nuevo informe en la Ciudad de México, junto con un equipo de expertos en la materia provenientes de distintas organizaciones y de la UNAM. 

El estudio, se hizo basado en la información que alimenta la base de datos del Registro Nacional de Personas Extraviadas y Desaparecidas, alimentadas por las investigaciones del fuero federal y del fuero común que son alimentadas por las instancias de procuración de justicia de cada Estado. 

‘’Un registro de personas desaparecidas debería considerar varias fuentes, y contemplar los registros de la CNDH, o de las morgues, o de hospitales. Todo esto está ausente y no tiene ningún vínculo entre sí’’, indicó el director de Fray Juan de Larios. 

Dentro de los hallazgos, el estudio señala que dentro del registro existen errores que no permiten dimensionar la problemática de la desaparición en México al no distinguir en un principio, las denuncias entre personas no localizadas o extraviadas de las que han sufrido desaparición o desaparición forzada, a comparación de lo que sucede en otros países del mundo.

 ‘’Queda abierta la incógnita de cuántas personas se reportaron como desaparecidas al 31 de diciembre de 2015: 28,161 como se reporta en las bases de datos del RNPED, 27,887 desaparecidas o 74,218 desaparecidas y localizadas como se calcula de las cifras en el Informe anual (SESNSP, 2016). La diferencia es de más de 46,000 personas, un número demasiado alto para no tener ninguna explicación oficial’’, dice el estudio. 

Del total de los registros descargados a través de la Plataforma Nacional de Transparencia, Fray Juan de Larios y las academias colaboradoras, encontraron que el 70 por ciento de los registros tuvo algún error, y de esos el 42 por ciento tuvo dos o más en las variaciones de nombre, lugar de la denuncia, entidad donde se le vio por última vez, edad o fecha de nacimiento. 

‘’Inicialmente la información debería irse mejorando a lo largo de los cortes, para diciembre quizá ya se me corrigió el apellido, y aquí, los registros permanecen intactos, y las procuradurías reportan los mismos errores corte tras corte, quiere decir que no se está investigando’’, aseguró Michael Chamberlin. 

Además, el estudio enfatiza que también existe una problemática seria de desaparición de población migrante, donde a pesar de que se han reportado a por lo menos 70 personas desaparecidas provenientes del extranjero, el RNPED sólo reconoce a 30. 

Monica Meltes, directora de DataCívica, quienes publicaron una plataforma que devolvió el nombre a más de 32 mil personas desaparecidas, señaló que el gobierno no ha terminado de entender la importancia de un registro de este tipo, que logre dar la magnitud adecuada a los problemas. 

‘’Un gobierno que trata a sus personas como renglones, sin nombres ni rostros, es un gobierno que no tiene el interés en encontrarlos. Existe una doble desaparición de las personas, una física y después con el trato de gobierno desaparecen nuevamente’’, expresó. 

Este estudio que consta de 128 páginas donde se desmenuza un análisis completo del Registro Nacional de Personas Extraviadas o Desaparecidas, será presentado este sábado en el Recinto a Juárez de Saltillo a las 16:00 horas, después de que los cinco colectivos de familiares de personas desaparecidas de Coahuila, tengan una reunión con el nuevo gobernador del Estado, Miguel Ángel Riquelme.