Una cosa son las promesas de campaña, los discursos, pronunciamientos, las buenas intenciones, y otra muy diferente, lo que realmente se cumple y se traduce en recursos presupuestales. Para aterrizar lo anterior, vamos a revisar el comportamiento de tres grandes rubros; los más importantes en el conjunto de las transferencias de dinero del gobierno central hacia Coahuila, comparando el año de 2019 con el actual y su posible comportamiento en el 2021.

Estos rubros son: las participaciones federales (ramo 28) las aportaciones federales (ramo 33) y las inversiones. ¿Qué nos dicen los fríos números respecto a estos tres grandes apartados?

Veamos primero el cuadro general. En 2019, a precios corrientes, la federación asignó a Coahuila un monto de 55 mil 700 millones de pesos, mientras que para el año en curso, la suma presupuestada es de 45 mil 833 millones de pesos, lo que representa una disminución cercana a los 9 mil 900 millones de pesos; el 17.7 por ciento.

Las fuentes de información consultadas para este artículo fueron en el caso de los ramos 28 y 33, “El Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados. (CEFP), y para la inversión federal, “El Instituto Belisario Domínguez” del Senado de la República.

Al desglosar los tres rubros señalados, se observa que las participaciones tuvieron un incremento del 9.5 por ciento en 2019, para reducirse a un 8 por ciento este año. Por lo que respecta a las aportaciones, éstas registraron un crecimiento del 4 por ciento el año pasado, mientras que para el actual, retrocedieron un 5.5 cinco por ciento, lo anterior en términos reales, así la caída fue del 9.5 por ciento.

Respecto a la inversión, en 2019 se canalizaron al estado 16 mil 462 millones de pesos, y para este año 4 mil 462 millones, un desplome de 12 mil millones, porcentaje cercano al 74 por ciento. Ante esta información tan impresionante, revisé con cuidado las cifras, pues me pareció descomunal la contracción, sin embargo, así sucedió.

Analizando lo que ocurrió, destaca el recorte dramático que se registró en el IMSS, por 5 mil 900 millones de pesos, y en la CFE por 5 mil 800 millones de pesos; estos dos organismos explican más del 97 por ciento de la reducción.

Sin embargo, el caso del IMSS llama la atención, pues para 2020 hay cero inversiones; ni un peso, siendo que en la coyuntura actual esto es un gravísimo error del gobierno federal, pues deja de apoyar a sectores amplios de la población. También en salud, ni siquiera aparece en la relación de proyectos de inversión el INSABI, organismo que reemplazó al Seguro Popular, afectando a los grupos más vulnerable, echando por tierra los postulados del gobierno obradorista: primero los pobres.

Además del IMSS, aparecen en cero los siguientes rubros: Agricultura, y Educación, por su parte el ISSSTE tuvo una reducción de 189 millones de pesos y la SCT 126 millones.

¿Cómo viene el 2021? Los recursos del ramo 28 y 33 caen 820 y 593 millones de pesos respectivamente, y en cuanto a las inversiones federales, las estimamos en 7 mil 800 millones de pesos, sin embargo, este total incluye el proyecto con mayores recursos; 3 mil 100 millones de pesos correspondiente a la Secretaría de Energía, pero que es de alcance nacional, por lo que no se puede atribuir únicamente a Coahuila. De cualquier forma, la inversión para 2021 para nuestra entidad resulta considerablemente menor que la de 2019.

Estos números suponen un crecimiento de la economía mexicana del 4.6 por ciento, considerado como optimista por la mayoría de los organismos financieros, por lo que de no cumplirse esta meta, los recursos efectivos canalizados a Coahuila el año entrante podrían ser menores incluso.

Si algunos esperaban una mejoría sustancial en materia de flujo de recursos por parte del gobierno de la 4T para Coahuila, las propias cifras oficiales indican que esa fue tan sólo una ilusión; la realidad es otra muy diferente. Eso sí, habrá más dinero para los proyectos favoritos del Presidente; esos nadie los toca, son más de 100 mil millones de pesos.