El sainete del avión presidencial, que viene de regreso a México tras fracasar su intento de venta en California, es la metáfora perfecta para retratar cómo ha operado durante su primer año la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador. 

1.- Gran diagnóstico. En un país donde 50 millones de personas no tienen ni para comer lo mínimo, es insultante que el Presidente viva con los lujos de un jeque árabe, a costa del dinero del pueblo. Uno de los grandes aciertos políticos del presidente AMLO ha sido denunciar los excesos en el ejercicio del poder y proponer en su lugar actuar en austeridad. 

2.- Buenas intenciones. El presidente siempre dice que no puede haber gobierno rico con pueblo pobre. Tiene toda la razón. Ir despojando del lujo a la administración pública es una gran, justa e inobjetable intención. Uno de esos lujos inexplicables es el avión presidencial. Es entendible que el presidente AMLO, que apuesta por la ruptura con el pasado y la austeridad en el presente, no quiera usarlo.

3.- Gran símbolo político. No usar el avión fue un símbolo que conectó con la gente en campaña, estigmatizó a los poderosos de siempre, a los corruptos, el avión que “no lo tiene ni Obama”.

4.- Capricho presidencial, desprecio por la técnica. Vender un avión no es como vender un coche. El presidente se encapricha y dice que lo vende. No hay estudios de viabilidad financiera, de apetito del mercado, de costo-beneficio para saber qué es lo que más conviene hacer con un avión que se paga con dinero del pueblo y es del pueblo. ¿Conviene usarlo, rentarlo, venderlo? Nada de eso importa. El capricho del presidente es que se venda y se pone en venta. Especialistas, analistas, gente informada advierte que no va a funcionar la venta. El presidente insulta a quienes le advierten esto, los tacha de conservadores, corruptos

5.- Desastre de implementación. Como no hay estudios de nada, la implementación de la venta del avión presidencial es un desastre: lo mandan a California, lo meten a un hangar y nadie lo quiere comprar. 

6.- Más caro el caldo que las albóndigas. Al cabo de un año se descubre que casi hubiera sido más barato tener al avión funcionando en México, que lo que se pagó por mantenerlo en el hangar de California, donde por la pura lavada cobran 100 mil pesos. Ahora sabemos que regresa el avión a México y que se va a rentar por meses a empresarios interesados. La idea de vender el avión salió más cara al pueblo mexicano por la impericia del gobierno federal. 

Esa ruta, esa exactamente misma ruta, es la que ha seguido el gobierno federal en muchísimos temas de la política pública: la cancelación del aeropuerto, la cancelación de los contratos de los gasoductos, la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya, la desaparición del Seguro Popular y su remplazo por el Insabi, la compra de combustible y el huachicol, las licitaciones de compra de medicinas, la política migratoria de puertas abiertas, las estancias infantiles, la reducción a Jóvenes Construyendo el Futuro, los recortes presupuestales por la austeridad

@CarlosLoret
Carlos Loret de Mola A.