A los 17 Chilo luchó por primera vez contra las llamas en el ejido Chapultepec , Arteaga, de donde es originario. Ahora, con 68 años es un brigadista que ayuda a proteger la zona y a educar a los niños en el cuidado del medio ambiente