De los impuestos hay uso
para salir del infierno
sin recortar el abuso
y el derrochar del Gobierno.