Gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís. Foto: Twitter
Reitera el Gobernador de Coahuila su respeto a los derechos humanos y al combate a la corrupción

Este día, al inaugurar las conferencias “Retos y Perspectivas de los Derechos Humanos para la Paz y la Justicia 2019”, el gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís reiteró su compromiso de mantener la seguridad en favor de la población, velar por el respeto y la protección a los derechos humanos y combatir a la corrupción.

En el evento, organizado por la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Coahuila (CDHEC), que preside Hugo Morales Valdés, el Mandatario Estatal recibió el respaldo de la CDHEC por la respuesta inmediata de las autoridades ante los reprobables ataques del crimen organizado en la población de Villa Unión.
        
Igualmente, dijo que el mayor compromiso de su Administración es garantizar un entorno de paz, de libertades y de Estado de Derecho, donde prevalece la justicia: “Porque en Coahuila sabemos cuáles son los saldos terribles de la violencia, y por ello se busca blindar al estado contra delincuentes y criminales”, expresó Miguel Riquelme.

“Se les hace ver que aquí no son bienvenidos y en nuestro territorio no podrán apoderarse de las calles otra vez ni de las carreteras, que les pertenecen a las y los ciudadanos”.
        
“Nuestra prioridad es la salvaguarda de la vida y el patrimonio de los coahuilenses. Las ciudades, las comunidades y los espacios públicos son de las familias”, dijo.

“Vamos a seguir reforzando todas nuestras estrategias y sobre todo, con la alianza con los Estados vecinos en favor de la tranquilidad y seguridad”.
        
Además, recordó que Coahuila cuenta con el Programa Estatal de Derechos Humanos, que además de contar con el aval de la SEGOB tiene el reconocimiento de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos.
        
También de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para Refugiados (ACNUR) y de la Academia Interamericana de los Derechos Humanos de la UA de C.

PROGRAMA PIONERO EN EL PAÍS

El Gobernador de Coahuila recordó que un Programa pionero en México “marca la ruta que se seguirá en los próximos años para hacer de los Derechos Humanos un principio fundamental en el quehacer público. Una prioridad en las políticas a seguir dentro de cualquier Gobierno”.

El Gobernador recordó que el Estado conformó el Grupo de Trabajo para el seguimiento de la situación de defensores de derechos humanos y de periodistas, también primero en su tipo a nivel nacional.

Además, destacó Riquelme Solís, se conformó la Comisión Intersecretarial de Combate a la Trata de Personas, así como la Comisión de Búsqueda, que trabaja en coordinación con las Comisiones Estatal y Nacional de Derechos Humanos.

Eso permite, indicó, trabajar en un Plan Regional de Búsqueda con los estados de Durango, Nuevo León y Tamaulipas.
Recordó que sostiene reuniones periódicas con los colectivos de familias de personas desaparecidas, con los que han participado representantes de la SEGOB y de la CNDH; de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas así como personal de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU y representantes de los colectivos.

Precisó que se da seguimiento a temas relacionados con la investigación, coordinación forense, búsqueda, armonización legislativa, presupuesto en atención a víctimas y al Programa de Atención Integral a Familiares de Personas Desaparecidas.
“En cada uno de estos aspectos se tienen resultados concretos que nos permiten ser ejemplo nacional en el diálogo y en atención a colectivos de familiares de víctimas de desaparición”, agregó.
        
Asimismo, recordó que su Administración construye el Centro de Identificación Humana, resultado del trabajo permanente que se tiene con las familias.

Estos esfuerzos de los tres Poderes del Estado son constancia del compromiso que compartimos para que en Coahuila cada persona sea respetada en su plena dignidad y además tenga acceso a mejores niveles y calidad de vida”.

El Presidente de la CDHEC, Hugo Morales Valdés, dijo que el organismo trabaja permanentemente en favor irrestricto de los derechos humanos, y que en el caso de Villa Unión respalda la respuesta inmediata y contundente ante los reprobables hechos que se presentaron en aquella comunidad.