¿Qué les pareció, estimados lectores, el partido disputado el miércoles pasado entre la Selección Nacional Mexicana y su similar de Senegal? 

Pienso que las posiciones se han polarizado. 

Por un lado están los detractores de “el equipo de todos”, a quienes nada les parece, son muy ortodoxos, dicen que con este tipo de encuentros se le falta al respeto a la Selección, que las convocatorias no son para probar jugadores (que eso debe ocurrir en sus respectivos equipos), que se abaratan los llamados y que solamente sirven para llenar de billetes verdes las arcas de “Doña Fede”. 

Por el otro lado están “los porristas” de la Selección, siempre dispuestos a aplaudir a la menor provocación y a sacar las matracas. Quienes piensan que todos los partidos pueden, en mayor o menor grado, resultar benéficos. Que no hay partidos moleros. Que estos encuentros sirven para llevar esparcimiento a nuestros paisanos que están allende las fronteras, fortaleciendo los lazos y creando identidad. 

Que en una de esas, el director técnico encuentra un garbanzo de a libra y se vuelve indiscutible con la Selección. A mí me parece que: “Ni tanto que queme al santo; ni tanto que no le alumbre”. 

Lo cierto es que el partido fue de muy baja calidad, despertó poca expectación en Florida y por momentos resultó muy aburrido. Los africanos crearon las mejores oportunidades de gol en el primer tiempo y los nuestros se salvaron en una tablita. 

Luego de más de 70 minutos en que no se veía por dónde, se abrió el ostión, merced a un par de buenas jugadas que se originaron en sendos centros cuya precisión permitió que el remate de cabeza terminara en el fondo de las redes, para que los otrora roedores se alzaran con la victoria al son de dos goles por cero. 

Total que Juan Carlos Osorio terminó por “presumir” que “el encuentro se resolvió por el sistema y que las jugadas de los goles fue algo que trabajaron” ¡Órale! 

También se disculpó con los cuatro futbolistas que no tuvieron acción durante los 90 minutos, haciendo énfasis en que “lamentaba no haberle podido dar oportunidad al ‘Pikolín’ Palacios”. 

Pero lo que más lamentó fue que Luis Montes saliera lesionado, ya que en un principio se pensó que podría ser de una gravedad extrema, afortunadamente todo quedó en un susto. Así las cosas con… el equipo de todos. 

Comentarios: ebrizio@hotmail.com