Tomada de Twitter @SInow
El adolescente ha sorprendido con su gran brazo y sería la tercera generación de mariscales de campo

Hablar del apellido Manning es hablar de una parte de la historia del futbol americano. 

Primero fue Archie Manning, que jugó trece temporadas en la NFL con los Saints de Nueva Orleans, Oilers de Houston y Vikings de Minnesota.

Después llegó la era de sus hijos. Peyton y Eli Manning superaron el legado de su padre al conseguir un par de Super Bowls en su carrera.

Peyton alcanzó la gloria con los Colts y los Broncos mientras que Eli lo hizo con los Giants de Nueva York.

Con el retiro de Eli de los emparrillados, el futuro de la dinastía llegará en su sobino Arch, hijo de Cooper Manning. 

Arch Manning, nacido y criado entre una élite de pasadores, de 1.85 metros de altura, juega como novato en Isidore Newman School en Nueva Orleans, también preparatoria de Peyton y Eli, y que a diferencia de sus tíos que tuvieron que esperar a su segundo año, la titularidad para Arch llegó desde su primer partido por disputar.

Su abuelo Archie ha fijado altos estándares para la joven promesa. Considera que “probablemente esté un paso delante de ellos [Peyton y Eli] como novato”. "Está jugando bien, está en un buen equipo, están teniendo mucho éxito y también de diversión, como debe de ser”, expresó.

¿A dónde irá Arch? Su padre, abuelo y un tío asistieron a Ole Miss. Otro tío fue a Tennessee. Él todavía tiene algunos años para decidir su futuro, pero su apellido lo podría llevar a tener un éxito en los emparrillados.