Foto: Especial
Rolando Ávila, productor leonés de TV Azteca Bajío, es quien tuvo la idea hace dos años de este video, asegura que no buscaba ofender. No terminará en la cárcel
Rolando Ávila
"Entiendo que esa es su opinión, pero para los que no compartimos sus creencias, es válido hacer estas cosas"

Por medio de redes sociales comenzó a circular desde hace varios meses un video con la canción “Pasito Perrón” del grupo Dinastía Mendoza, donde la imagen de un Niño Dios era usada para bailar.

Los productores del programa de TV Azteca Bajío 'Ah pa' nochecita' crearon el video del niño Dios bailando en diciembre de 2015. No sería hasta dos años después que tomó mucha relevancia en redes y se volvió tema de conversación, llegando incluso a rumores de cárcel para su creador, Rolando Ávila.

La polémica inició con un artículo publicado en la web de Récord. En ella se cita al sacerdote José de Jesús Aguilar, también subdirector de radio y televisión del Arzobispado de México, pidiendo a la gente no hacer bailar a la figura del niño Dios.

“El padre aseguró que se corre el riesgo de que la imagen religiosa sea identificada como un juguete”, se lee en el artículo publicado el pasado viernes.

Decenas de medios replicaron la información entre el pasado fin de semana y el pasado lunes. Entre ellos, algunos publicaron que un grupo de sacerdotes y obispos, incluido Aguilar, pedía castigar con cárcel al autor del video. Otros decían que esa petición había surgido del misma Arquidiócesis mexicana.

Aguilar, el sacerdote que dio la entrevista original, declaró vía telefónica que esa información es falsa. “Tal vez fue resultado de la confusión que se creó a raíz de la entrevista. En los comentarios en Twitter se etiquetaba al cardenal (Norberto Rivera) y la gente comenzó a creer que él había opinado sobre el video. La confusión se hizo cada vez más grande”. 

Un representante del Episcopado mexicano dijo que ninguna autoridad eclesiástica ha emitido alguna respuesta o petición sobre el video.

Ávila asegura que no fue su intención ofender a nadie.

"Yo creo que la opinión del sacerdote es válida para él y sus creencias. Ese es su trabajo, al final del día. Pero no creemos que hayamos hecho nada malo", comenta. "Entiendo que esa es su opinión, pero para los que no compartimos sus creencias, es válido hacer estas cosas". Ávila asegura que algo positivo ha salido de un video que surgió de una simple ocurrencia. "La discusión sobre el video ya lleva dos años. Nunca pensé que un video así pudiera despertar tantas discusiones, pero me da gusto que haya tenido ese efecto, que ponga a la gente a pensar y rompa paradigmas".

Con información de Verne