El día de mañana las autoridades electorales de las entidades donde se celebraron comicios el pasado 4 de junio, publicarán las cifras definitivas y estaremos más cerca de conocer los nombres y partidos ganadores. 

Después de tres días de declaraciones triunfalistas de casi todos los contendientes que disputaron los votos para las Gubernaturas, Ayuntamientos y Congresos, los votantes sabremos algo. Lo que se hizo evidente fue el gran fraude electoral, sobre todo en Coahuila.

Dos declaraciones llamaron la atención: el día de hoy en el Paraninfo del Ateneo Fuente, los candidatos de la Alianza del PAN, UDC,  de Morena, y el independiente Javier Guerrero llevaron a cabo la primera reunión y convocaron a una marcha del Ateneo Fuente a la Plaza de Armas, como parte de las primeras acciones del Frente por un Coahuila Digno, contra el fraude electoral, pues.

La otra buena noticia fue el pronunciamiento de los integrantes de Consejo del INE en Coahuila, en el que se deslindan de los actos ilegales que mancharon la elección y exigen a la autoridades electorales y al Ministerio Público a realizar las investigaciones correspondientes, y castigar a los autores materiales e intelectuales del delito tipificado en nuestras leyes, como delitos electorales.   

Apertura de casillas tres horas después, impedir el trabajo de los representantes de los partidos de oposición al PRI, atropellos y vejaciones a los votantes, amenazas contra los opositores y una serie de tropelías que ya conocemos los ciudadanos de Coahuila. Es el nuevo PRI, con más mañas que el viejo PRI, ahora al parecer hasta los funcionaros del IEC fueron utilizados para cometer los delitos, como no contar los votos del PAN, Morena y el independiente, contabilizar a tres por uno los votos para Riquelme; fácil, si los ciudadanos cruzaron en tres ocasiones las tres boletas ¡ah!, entonces son tres votos para Riquelme. ¡Así se las gastaron! 

La Fepade tendrá que responder a las denuncias, reclamos y notificaciones de candidatos y Partidos que ya empezaron a gritar que hubo fraude electoral y por lo tanto las elecciones tendrán que reponerse. El gobernador y sus achichincles echaron mano de todas las artimañas por la sencilla razón de que no quieren ser juzgados por corruptos en un gobierno legítimo. Con Riquelme seguirán en la impunidad, y este mismo priista podrá continuar con el saqueo de Coahuila.  No lo permitamos. 

La última y nos vamos

En colaboraciones anteriores habíamos advertido sobre la posibilidad de un conflicto post-electoral, después de las acciones del “nuevo PRI” este 4 de junio, en Coahuila se inician las protestas. Se veía venir, cuando los sondeos señalaban que el PAN estaba punteando en la cifras de las diversas mediciones de intención del voto y el candidato independiente JG estaba  remontando, los mapaches priístas se agilizaron con las arcas y el voto se cotizó hasta en 3000 pesos; total para eso es el presupuesto público, cuando se maneja con cinismo y sinvergüenza, pero más aún cuando no existen instancias de a de veras que vigilen y fiscalicen el gasto público.

mvalehe@yahoo.com.mx