Maravilla Martínez demostró que los años no han mermado su gran poderío.
El pugilista argentino demostró que mantiene la calidad al derrotar a José Miguel Fandiño

Sergio "Maravilla" Martínez demostró que la edad no está peleada con la calidad y en su regreso al cuadrilátero a los 45 años, noqueó a su rival en el séptimo asalto. 

"Maravilla" se enfrentó ante el español José Miguel Fandiño, que no pudo resistir los golpes al cuerpo de parte del argentino. 

 Martínez comenzó llevando la iniciativa de la pelea, con su característica guardia baja y lanzando de crochets para castigar a su rival. A pesar de sus 45 años y su larga inactividad "Maravilla" se mostraba ágil evitando las acometidas de Fandiño, que también buscaba hacerle daño alternando golpes.

 Las mil personas que llenaban el aforo permitido a causa del coronavirus, en el improvisado ring instalado en el estadio de fútbol de El Malecón, eran testigos de la vuelta a los cuadriláteros de un mito del boxeo mundial.

Fandiño se protegía bien de los ataques de "Maravilla" Martínez e intentaba atraer al púgil argentino a la distancia necesaria para poder lanzar su derecha.

 En el sexto asalto el que llegase a ser considerado como el mejor púgil del mundo en su momento logró conectar, en dos ocasiones, una serie de golpes que estuvieron a punto de tumbar a Fandiño, pero la campana salvó al asturiano. Era un anuncio de lo que vendría más adelante. 

Al iniciar el séptimo asalto, en una nueva acometida de "Maravilla" Martínez, Fandiño no aguantó más y cayó de rodillas al piso del cuadrilátero, tras golpes en el cuerpo. 

Tras finalizar el combate, "Maravilla" manifestó que irá por algún título mundial en su regreso a los cuadriláteros.