Blue junto con los demás perritos de Brigada Rescate cuentan contigo para encontrar un hogar. Especial

A todos nos encanta disfrutar de nuestro tiempo libre para descansar, salir, divertirnos y disfrutar distintos tipos de ocio y entretenimiento para balancear nuestras actividades diarias. Desafortunadamente como en muchas de nuestras actividades cotidianas e industrias que sustentamos, el entretenimiento también afecta al mundo animal en muchas maneras. ¿A quién no le gusta ver una película de animales tiernos o asombrosos? Desde la historia de “Lassie” hasta “Liberen a Willy”, los animales han sido protagonistas de numerosas películas famosas a nivel mundial. ¿Qué hay de los circos que han pasado por nuestra ciudad?¿Alguna vez has ido a Sea World o a algún delfinario/acuario en tus vacaciones? También es impresionante ver fotos en Instagram de nuestros amigos montando un camello en Egipto o un elefante de colores en Tailandia. Tampoco falta el fanático de la cruel e insensible fiesta brava que aunque muchos la denominan “arte”, para muchos es también solo entretenimiento, así como las horribles y sangrientas peleas de gallos y perros.

Hace tiempo, animalistas y activistas lograron erradicar las corridas de toros y los circos con animales en muchos estados de la República Mexicana, entre ellos Coahuila, argumentando la crueldad y violencia innecesaria que fomentan en la sociedad y que debemos descartar. En Brigada Rescate apoyamos firmemente estas iniciativas y creemos en la teoría de la “Escalera de la Violencia Social”, de la que ya hemos hablado anteriormente. Una sociedad que cuida y respeta a los animales, se convierte en una sociedad que  difícilmente será violenta y cruel con humanos.

Recientemente se viralizó en redes sociales la nueva propuesta de un Senador de Morena originario de Coahuila, en la que busca devolver los animales a los circos y por supuesto traer de vuelta las corridas de toros y las peleas de gallos a nuestro Estado, argumentando que la finalidad es que la gente pueda “conocer y respetar” a los animales, cosa incongruente si tomamos en cuenta todo lo que la industria implica.

La realidad es que para armar y sustentar este tipo de shows casi siempre los animales en cuestión son sometidos a entrenamientos que implican maltrato, sufrimiento y mucho dolor, les enseñan a base de castigos. ¿Cuántas historias hemos escuchado de leones descalcificados en el zoológico?, ¿de un oso polar muriendo de calor al ser expuesto en un centro comercial? Y ni hablar de las corridas de toros, ¿qué nivel de insensibilidad se necesita tener para disfrutar y celebrar el acto de acuchillar un animal? ¿De aplaudir cuando el torero corta y lanza su cola y orejas al público? Es preocupante, pues ese mismo nivel de insensibilidad puede tornarse hacia actos violentos entre personas y sobre todo en el frágil núcleo familiar.

Ojala un día podamos vivir sin necesidad de hacer sufrir a ningún ser vivo, pues eso habla de lo incivilizados que podemos seguir siendo.