Foto: Especial
Es tercero en criminalidad, detrás de Colombia y Nigeria

BRUSELAS, BÉ.- La naturaleza es saqueada a un punto de no retorno; la fauna está expuesta a cazadores sin escrúpulos; la ciudadanía es víctima de abusos y violencia extrema, mientras que la policía, la aduana y los militares son cómplices de bandas criminales, otorgando concesiones, surtiendo armas y tolerando el narcotráfico.

Si bien los daños causados por el crimen organizado son extensos y profundos en el continente más pobre del planeta, ningún mercado delictivo africano supera al mexicano, de acuerdo con un estudio del programa patrocinado por la Unión Europea para mejorar la capacidad de respuesta de África ante la delincuencia organizada transnacional (ENACT).

El Índice sobre Delincuencia Organizada en África evalúa a México con una puntuación, de menor a mayor impacto, de 8.25 de 10 posibles, con lo cual ocupa la primera posición en al ámbito de mercados delictivos, un indicador compuesto por 10 actividades ilícitas, entre ellas tráfico de armas, cannabis y heroína, así como delitos asociados a los recursos no renovables, la flora y la fauna.

En el rubro de comercio ilícito de drogas sintéticas la puntuación es perfecta, mientras que en el dossier de tráfico de cocaína y contrabando de personas  es de 9.5 y 9 puntos, respectivamente.

El proyecto ENACT es implementado en colaboración con Interpol y el Instituto de Estudios para la Seguridad con sede en Pretoria, Sudáfrica.

La edición 2019 está compuesta por 65 países, 11 de ellos no africanos, incluidos México, Canadá, Japón, Colombia, El Salvador y Filipinas, entre otros, que son seleccionados con fines científicos para mostrar un diversificado mosaico geográfico y étnico.

Tomando en consideración los mercados criminales México aparece en el índice general sobre criminalidad en el tercer escalafón, detrás de Colombia y Nigeria.