Salvador Alva, presidente del Tecnológico de Monterrey / Foto: Especial
El prestigiado educador reflexiona sobre la urgencia de visualizar y planear un nuevo modelo de País

México está en un momento histórico porque las decisiones que hoy se tomen determinarán el futuro del País, afirma Salvador Alva Gómez, presidente del Tecnológico de Monterrey.

En el video “El México que queremos”, que circula en internet, el prestigiado educador reflexiona sobre la urgencia de visualizar y planear un nuevo modelo de País para proyectarse a la era global.

En esta etapa hay que alcanzar la economía del conocimiento, porque el mundo está cambiando y seguir haciendo más de lo mismo no será suficiente para dar un mejor vida a los mexicanos.

Pese a ello, sostiene Alva Gómez, es posible dar ese “salto cuántico” y lograr el progreso que se desea pues otros países lo han hecho, pero es necesario invertir en el talento.

La presentación del video de 12 minutos, pretenden ser un buen motivador para analizar el contenido de su mensaje y sumar a quienes ven el mensaje a la transformación de México.

Si México quiere participar de la cuarta revolución industrial, avanzar hacia la Industria 4.0 y garantizar más y mejor empleo, debe fortalecer la educación, sugiere Salvador Alva.

Además, es indispensable fomentar la investigación y el emprendimiento, y tiene que impulsar a las universidades a que desarrollen conocimiento para atraer a investigadores y éstos, a alumnos.

A lo largo de la presentación en video, es clara la idea de que las instituciones de educación superior pueden crear empresas y emprendimientos que ofrezcan empleos mejor pagados.

Pero este “círculo virtuoso”, como lo llama, no se logrará si México se queda con sólo dos universidades –la UNAM y el Tec de Monterrey– que hacen investigación a nivel de primer mundo.

Tampoco se conseguirá manteniendo una inversión en ciencia y tecnología de sólo 0.57% del PIB,  y empresas que ofrecen en promedio tres empleos contra siete en Estados Unidos.

México tiene la urgente necesidad de adecuarse al cambio y de transitar “de una economía de la manufactura a una economía del conocimiento”, subraya Alva.

“Somos un País maquilador de productos más o menos sofisticados, con una economía abierta, estabilidad financiera y mano de obra muy calificada”, añade.

“No obstante, el trabajador tiene un ingreso per cápita de 9 mil dólares al año, contra 53 mil dólares promedio de Estados Unidos”.

Se presentan cifras que demuestran cuáles son los logros que han alcanzado las economías más exitosas del mundo, como Corea del Sur, Singapur, Israel y Alemania, entre otras.

Las economías del conocimiento innovan, crean empresas y empleos bien pagados. Se logra, entre otros factores, con una educación para que la gente cree empresas o acceda a mejores trabajos.

“Pero en el País apenas 16 % de las personas con empleo tiene educación universitaria”, afirma el presidente del Tecnológico de Monterrey.

Este nuevo modelo irrumpe, así, con retos y una promesa fundamental: cambiar la cultura económica; es decir, la forma de crear y distribuir valor para mejorar el bienestar de la gente.

Al reflexionar sobre a la situación de México y el entorno mundial, Salvador Alva enfatizó que el Tec se moverá para apoyar a que el País base su riqueza en la economía del conocimiento.

Remarca que si el País quiere realmente romper la inequidad, debe dar un brinco cuántico y la única forma de hacerlo, es entrando a la economía del conocimiento.

Expresa que debe atraerse el talento humano y de investigación, y hacer que las universidades sean el medio para recibir a esos profesionistas e investigadores que se habían ido.

Así mismo, resalta la necesidad de incorporar a las instalaciones universitarias centros de investigación de las empresas interesadas.

Recuerda que hace 40 años la mitad de la investigación científica la hacían las universidades. Sin embargo, hoy el 80% la hacen las empresas y son ellas las que tienen el capital.

“Por eso debemos atraerlas para que se vinculen con los proyectos y los investigadores y los alumnos”, insiste. 

Pero si se hacen esfuerzos para atraer talento de cualquier parte del mundo, deben revisarse las normas de migración en México.

Agregó que este escenario está llevando a la Institución a analizar cuáles serán sus planes a futuro en materia de crecimiento.

El Tec de Monterrey busca también ser la institución formadora de los “líderes que transformen a México y el Mundo”, por ello apoya con becas completas a los alumnos más preparados.

Las becas Líderes del Mañana son financiadas mediante el Sorteo Tec y el apoyo de empresarios y familias que cuentan con recursos.