Omar Saucedo/Marco Medina
La cuarta edición de este juego con causa entre los Saraperos de Saltillo y los Sultanes Monterrey se vivió con gran emoción y un lleno total en el Parque Madero

"Rivales en el terreno, pero unidos en las grandes causas", así saltaron al campo los peloteros de los Saraperos de Saltillo y los Sultanes de Monterrey para disputar la cuarta edición del Juego a Beneficio de la Fundación Mil Sueños, programa que ayuda a jovencitas bulnerables para que continúen con sus estudios.

La afición saltillense, como es costumbre, respondió como cada año con un lleno total para este compromiso, el cual significa uno de los eventos recaudatorios más fuertes para este programa, además del final de la sequía beisbolera en el Parque Madero, casa de los Saraperos.

Omar Saucedo/Marco Medina
Yo le quiero agradecer a mi padrino y a la gente que vino a ver el beisbol, porque con su ayuda podemos seguir estudiando"
'Soñadora', beneficiaria del Programa Mil Sueños

Largas filas en las puertas del Parque anunciaban el lleno total, mientras que en el interior las festejadas, las chicas de Mil Sueños, esperaban el final de la práctica de los jugadores para poder bajar al terreno y reconocerlos con una medalla muy especial, pues con su entrega en el campo apoyaron esta noble causa.

Caras pintadas, casacas de Saraperos y Sultanes, matracas, trompetas y tambores, todo listo para apoyar; además de los algodoneros y un sin fin de vendedores de los tradicionales churros, fruta, semillas, frituras y, por supuesto, "bebida de los Dioses" bien fría. El Parque Madero vuelve a cobrar vida.

Omar Saucedo/Marco Medina

Kike Conejo y un ballet de pequeñas fueron las primeras en llevarse los aplausos, luego tocó el turno de la Porra Verde y finalmente la presentación de los jugadores, que uno a uno fueron presentados y acompañados por una "soñadora" para darle arranque al encuentro.

El cielo nublado y un clima fresco, especiales para jugar beisbol y, aunque la lluvia amenazó, la noche fue especial en la casa de los Saraperos, pues vuelve a respirarse beisbol.

Omar Saucedo/Marco Medina

Ovacionados
Noé Muñoz y sus peloteros fueron recibidos con el cálido aplauso de la afición, destacando la ovación para los ídolos Justin Greene, Egdmer Escalona, Luis Borges, Karím García y en especial para el timonel.