El presunto enlace del grupo criminal fue extraditado de España a Estados Unidos

Juan Manuel Muñoz Luévano, conocido como el "Mono Muñoz", fue trasladado de España a Estados Unidos, en donde será juzgado por supuesto lavado de dinero y organización criminal. 

Los agentes estadounidenses lo recogieron esta semana en una de las pistas del Aeropuerto de Barajas, en Madrid, y lo condujeron hasta un avión rumbo a Texas, informó el diario REFORMA. 

En Estados Unidos consideran a Muñoz un miembro importante de la organización delictiva de los Zetas vinculado con políticos mexicanos de alto nivel.

En Estados Unidos Muñoz Luévano tiene cargos pendientes por lavado de dinero, por ello la Fiscalía de San Antonio ha pedido su extradición, de lograrla solicitaría cadena perpetua para el contador de Los Zetas. 

Aquí te presentamos la historia de este personaje desde su detención hasta la fecha: 

Cae en España ‘El Inge’; lo ligan a investigación sobre Humberto

Autoridades españolas detuvieron el 18 de marzo de 2016 a Juan Manuel Muñoz Luévano, empresario de Coahuila conocido como “El Inge” o “El Mono”, al ser acusado de delitos de blanqueo de capitales y organización delictiva; su detención se derivó de la investigación seguida a Humberto Moreira en aquel país, informó el diario El Español.

Los agentes de la Unidad Económica y Fiscal de la Policía (UDEF) detuvieron al empresario por los delitos de blanqueo de capitales y organización criminal, mismos cargos por los que también se detuvo en Madrid al exgobernador de Coahuila.

“Muñoz figuraba en la querella presentada por la Fiscalía Anticorrupción española contra Moreira y otras personas, en su mayoría mexicanas presuntamente relacionadas con los Zetas, y cuyos nombres no habían trascendido”, en ese momento. La detención fue ordenada por las mismas autoridades que giraron la orden en contra de Humberto Moreira: el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, instructor del caso, y de los fiscales José Grinda y Juan José Rosa.

Pide EU extradición de ‘El Mono Muñoz’ 

El 31 de marzo de 2016. Autoridades de Estados Unidos solicitaron al Ministerio de Justicia de España la extradición del empresario coahuilense Juan Manuel Muñoz Luévano, alias “El Mono Muñoz” o “El Inge”, por presuntos delitos de narcotráfico, posesión de armas y blanqueo de capitales, según investigaciones judiciales que se llevaban a cabo en Texas.

En la Corte norteamericana –según el expediente SA15CR0024, que se sigue en el Distrito Oeste de Texas- Muñoz Luévano está acusado de seis actividades delictivas.

Estas acusaciones son: conspiración para poseer una sustancia controlada –en este caso cocaína- y a la vez con la intención de distribuirla; conspiración para importar cocaína; distribución ilegal de sustancias controladas; posesión de cocaína para ser distribuida; conspiración Pide EU extradición de ‘El Mono Muñoz’ Autoridades de Texas involucran al empresario coahuilense detenido en España con tráfico de drogas, posesión de armas y blanqueo de capitales para poseer armas de fuego en aras de traficar drogas; y lavado de recursos monetarios.

Según la investigación, algunas de estas actividades comenzaron a realizarse desde 1999 y seguían hasta la fecha de esa indagatoria, es decir, el 7 de enero de 2015.

Lo involucran también con Rolando González

El diario El País publicó que la investigación en EU vincula a Muñoz con Rolando González Treviño, empresario coahuilense de medios de comunicación quien recibió una sentencia de cinco años bajo libertad condicional tras aceptar que obtuvo recursos presuntamente desviados del erario estatal de Coahuila. González Treviño se encuentra libre desde el pasado 10 de marzo, luego de que entregara 1.8 millones de dólares a las autoridades estadounidenses.

‘Mono Muñoz’ ordenó asesinar a una mujer

El 09 de abril de  12016. El empresario mexicano Juan Manuel Muñoz Luévano, alias “Mono Muñoz”, ordenó supuestamente matar a una mujer residente en México durante una conversación telefónica intervenida por las fuerzas de seguridad españolas.

Según informaron fuentes jurídicas, en dicha conversación, que se produjo cuando el empresario estaba en España, daba la orden a su interlocutor, que le llamaba desde México, de que se acabara con la vida de la mujer.

Según las fuentes consultadas, al “Mono Muñoz” se le atribuye el delito de asesinato por ordenar acabar con la vida de la mujer y el de blanqueo porque supuestamente creó varias empresas tapadera en España.

El empresario, vinculado al narcotráfico en Estados Unidos, llevaba en España viviendo alrededor de 3 años, periodo en el que viajaba a menudo a México, y mantenía en Madrid un alto nivel de vida, lo que hizo sospechar a los investigadores.

Lo vinculan con el narcotráfico

La justicia estadounidense busca al empresario por narcotráfico al vincularle con el cártel de la droga de Los Zetas y las autoridades de ese país ya han enviado al Ministerio de Justicia español la petición de extradición de este mexicano. Según consta en un escrito de Interpol remitido por las autoridades norteamericanas a la Audiencia Nacional, en el que comunica al tribunal esa gestión.

El “Mono Muñoz” figuraba en la querella que presentó la Fiscalía Anticorrupción española contra Moreira y otra serie de personas por distintos delitos, aunque, según las mismas fuentes, a ambos no se les vio juntos en España.

Así, aunque Pedraz archivó la causa contra Moreira, la mantuvo abierta -y bajo secreto- contra otras personas, como Muñoz Luévano. Esa querella dio inicio a una investigación en el marco de la cual el juez Pedraz viajó en dos ocasiones a San Antonio, Texas para recabar información de la justicia norteamericana, aunque en España no se le imputa por tráfico de drogas, sino por lavar dinero que pudo proceder de esas actividades.

Exhiben red criminal de ‘El Mono’ en Europa

El 22 de octubre de 2016. El diario español El País publicó un reportaje en el que señala que Juan Manuel Muñoz Luévano, alias “El Mono”, presunto empresario que se asentó en Coahuila, tenía en su domicilio en España una computadora con archivos en los que se especificaban 59 millonarias entregas de dinero a jefes de la organización delictiva de Los Zetas.

“Juan Manuel Muñoz Luévano, alias El Mono, presunto enlace en Europa del grupo criminal mexicano de los Zetas, guardaba en dos computadoras intervenidas en su domicilio madrileño varias hojas de Excel en las que se detallan 59 millonarias entregas de dinero en bolsas de viaje y maletas a los jefes de la organización en distintos hoteles céntricos de México.
“El dinero se había obtenido en solo seis días mediante la venta de dos mil 100 kilogramos de cocaína en Europa que repatriaron a la organización 63 millones de euros”, señala el artículo. La mayoría de las entregas del dinero repatriado desde Europa fueron llevadas a cabo en hoteles y centros comerciales de la Ciudad de México.

Los documentos contables fueron redactados, según un informe policial español, por Ricardo Fuyivara Romero y tras su detención en julio de 2012 en México la organización trasladó su computadora a España con Juan Manuel Muñoz.

En la hoja de Excel denominado Saldos están anotadas las entregas de dinero en México de las ventas de cocaína realizadas en Europa por Gallito y Hermano, apodos que para la policía española corresponden a José Antonio Guzmán Inzunza y Said Rbib Erraouy, alias Hermano por su amistad con Muñoz.

Ambos visitaron a Muñoz en Madrid y la policía los vigiló, monitorizó y fotografió en varias reuniones. Los agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de España tendrían grabadas varias reuniones de los integrantes de esta red, así como escuchas de sus conversaciones. 

Para la DEA y la justicia norteamericana, “El Mono Muñoz” es “un gran narcotraficante y blanqueador de capitales de Saltillo” vinculado a la organización criminal dedicada al blanqueo de capitales que dirigen los hermanos González Treviño en México y Nueva York. Muñoz tiene negocios de gasolineras en México mediante los que blanquea sus ganancias del tráfico de drogas, aseguró la Policía.

Uno de los movimientos que aparecen en el apartado denominado “Director dólares” anota la “pérdida” por “accidente” de 900 mil dólares (16 millones de pesos, aprox.) como consecuencia de la detención de Fuyivara en México. Esa cantidad corresponde a la que la policía mexicana incautó en una maleta a este narcotraficante cuando fue arrestado.

Es precisamente en estas hojas de Excel donde aparecen las entregas de dinero repatriado a México. La hoja titulada Director recoge la transformación en dólares de las ventas de la cocaína en Europa. Los 63 millones de euros se convirtieron con el cambio en 75.6 millones de dólares.

Conclusiones

Las conclusiones de la Policía española inciden en la estrecha relación entre Muñoz y “Los Gallos”, José Antonio Guzmán Retes (“Gallo”) y su hijo José Antonio Guzmán Inzunza (“Gallito”).

Así destaca que el primero fue a buscarlos a ambos al aeropuerto de Madrid-Barajas cuando visitaron Madrid procedentes de México el 12 de agosto de 2014 y las tres reuniones que mantuvieron juntos, todas ellas grabadas por las cámaras de los agentes españoles de la UDEF (Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal).

Además, sus conversaciones telefónicas eran constantes cuando “El Gallo” regresaba a México. Todos ellos tenían teléfonos “de seguridad”, pero pese a ello sus charlas fueron grabadas por la Policía, cuando hablan de “las maquinitas nuevas” que le tiene que dar Sami (Said Rbib Erraouy) se refieren a estos teléfonos, según los investigadores.

Holanda es un país clave en la distribución de la droga del cártel de Los Zetas en Europa. Muñoz se reunió con “Gallo” en el hotel Marriot de Ámsterdam en julio de 2012. Las fechas coinciden con el traslado a México de los fondos provenientes de la venta de los 2 mil 100 kilogramos de cocaína.

Rotuló vehículos oficiales 

“El Mono Muñoz”, llevaba detenido seis meses en España. Hasta su arresto, por narcotráfico y lavado de dinero, era un reconocido empresario en Coahuila, dueño de 14 empresas, vinculado con políticos locales y el publicista favorito de Humberto Moreira en su Gobierno.

Incluso, cuando ya era investigado por la PGR en México por delincuencia organizada y robo de combustible, obtuvo seis contratos por 8.9 millones de pesos de la delegación estatal del IMSS por la venta de gasolina.

“El Mono Muñoz”, como era conocido en Coahuila, llegó a poseer bares, discotecas, restaurantes, agencias de publicidad, negocios agropecuarios y hasta una cadena de 29 gasolineras.

En las ciudades de Torreón y Saltillo, Coahuila, donde Muñoz fundó 14 empresas a través de sociedades anónimas, era vox populi desde hace años que el empresario fungía como operador financiero de Los Zetas; aun así mantenía una vida social muy activa.

Durante su administración, Moreira lo contrató para rotular señalamientos viales y vehículos oficiales de las Secretarías de Finanzas y de Obras Públicas, además de elaborar los espectaculares donde el Gobernador daba a conocer los resultados de su administración.

En 2012, en medio de una ola de asesinatos y ataques armados a bares y estaciones de gasolina de Coahuila -la mayoría de su propiedad-, Muñoz dejo de tener vida pública en el Estado y se alejó de los reflectores sociales.

Documentos del Registro Público de la Propiedad de Coahuila, en poder de Animal Político, revelan que Juan Manuel Muñoz posee 15 empresas, 14 de ellas en Coahuila y una más en Querétaro, constituidas entre los años de 1986 y 2014.

Muñoz cuenta con una red de 27 socios directos entre los que se encuentran hijos, esposa y hermanos; entre los años 2005 y 2012 fundó 11 de esas compañías y en casi todas aparece como socio mayoritario o administrador único.

De total de sociedades, siete tienen como giro la venta, almacenamiento y distribución de combustibles, tres de ellas han sido concesionadas por Pemex; dos de esas compañías han recibido seis contratos por 8.6 millones de pesos de la delegación del IMSS de Coahuila.

Los contratos con el IMSS se entregaron por adjudicación directa, entre los años 2015 y 2016, cuando Muñoz ya era investigado por la PGR por su nexo con Los Zetas y por su participación en la compra-venta de combustible robado a Pemex.

En el caso de la Estación de Servicios Fuyivara, cuyas oficinas centrales se encuentran en Saltillo, recibió contratos por 5.1 millones de pesos, aun cuando el principal accionista de Muñoz, Ricardo Fuyivara, tenía poco más de dos años preso por sus nexos con Los Zetas.
En la actualidad, se trata del único negocio que ha sido asegurado por la PGR, dependencia que el pasado 17 de agosto realizó un operativo en la sede central de la estación de combustible.

Los socios

La constitución de este negocio es un ejemplo de cómo Muñoz operaba a través de familiares y personas vinculadas a Los Zetas. La sociedad originalmente fue creada en 1999 por Blanca Margarita Ayup, esposa de Muñoz, así como por los hermanos Israel y Ricardo Fuyivara, el segundo detenido por la Marina en la Ciudad de México en 2012.

Fuyivara fue detenido con poco más de 880 mil dólares en efectivo, cuando se encontraba en un céntrico hotel de la CDMX, y lo que declaró en esa ocasión es que el dinero se lo había pagado Muñoz por la supuesta venta de sus acciones de la Estación Fuyivara.

Juan Cuitlahuac Martínez Hernández, apodado “El Bebé”, investigado por la PGR por delincuencia organizada, era otro de los socios de Muñoz. Con este personaje creó la compañía “El Compadre Juan”, negocio dedicado -entre otras cosas- a la comercialización nacional e internacional de productos y bienes naturales y agrícolas.

Lo que sospechan las autoridades españolas y norteamericanas que investigan a Muñoz, es que para blanquear las ilícitas ganancias contaba con una amplia red de socios y empresas en México que le permitía reinsertar los recursos; red que a más de siete meses de su captura no ha sido investigada en su totalidad por las autoridades mexicanas, quienes solamente han asegurado unas de sus 15 compañías, mientras que la mayoría de sus socios siguen sin ser llamados para rendir cuentas de los negocios que lo llevaron a convertirse en un exitoso empresario en Coahuila y en el publicista favorito de Humberto Moreira.