Opinión. El obispo Raúl Vera ha sido excepcionalmente fortalecido después de la visita papal en México.
Elio Masferrer considera que el Obispo de Saltillo ha salido bien librado del duro mensaje del Pontífice

El obispo de Roma de 70 años de edad, José Raúl Vera López, ha sido excepcionalmente fortalecido después de la visita papal en México, lo anterior fue afirmado a VANGUARDIA por el analista Elio Masferrer Kan, de 64 años, presidente de la Sociedad para el Estudio de las Religiones e investigador de la Escuela Nacional de Antropología e Historia. 

Para Masferrer, doctor en antropología, Vera López junto al arzobispo de Morelia, Alberto Suárez Inda, de 77 años, han sido los únicos 2 jerarcas mexicanos que han salido librados del duro mensaje del papa Francisco al llamar a todos los obispos “modernos Faraones”. 

Para el analista en asuntos religiosos del Siglo 21, Suárez Inda ha sido equiparado por el papa Francisco como un moderno Vasco de Quiroga. El Arzobispo de Morelia fue nombrado cardenal por el propio papa Francisco el 4 de enero de 2015. 

Para Masferrer Kan, el elogio del Papa a la labor social y pastoral al finado obispo de Chiapas, Samuel Ruiz, otorga un aval al dominico Vera, quien fungió como Obispo coadjutor de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas de 1995 al 2000 y desacredita el vapuleo del Episcopado Mexicano hacia Vera, como el haber acotado la Diócesis de Saltillo a 18 municipios de Coahuila en buscar fecha de esta división. 

“Vera es definitivamente el gallo del papa”, dijo el analista, al ver las fotografías donde Vera López aparece con el Sumo Pontífice.