Tomada de internet
Los Chiefs de Kansas City aprendieron la lección y estarán al frente de la división por encima de los actuales campeones, Broncos de Denver

CHIEFS

El año pasado los Chiefs cortaron una racha de 21 temporadas consecutivas sin ganar un partido de playoffs y ahora la misión es mostrarle al mundo que no fue un chispazo y están listos para dar el paso definitivo al protagonismo en la NFL.

Jamaal Charles regresa para dar el apoyo en tierra y si vuelve a lesionarse, Charcandrick West y Spencer Ware mostraron que están listos para llevar el peso de la ofensiva mientras, que por aire Jeremy Maclin y Travis Kelce se dieron a notar.

En defensa Eric Berry y Tamba Hali siguen dominando su posiciones además de Marcus Peters, el novato defensivo la pasada campaña. La interrogante es el apoyador Justin Houston que fue operado del ligamento anterior cruzado en febrero.

La interrogante en el equipo radica en su mariscal de campo. ¿Alex Smith tiene lo suficiente para llevar a los Chiefs a la Final de Conferencia?  Cuenta con elementos para mostrar un ataque temible pero faltará verlo en juegos decisivos.

BRONCOS

La fiebre del Super Bowl 50 ya pasó en Denver. Ahora es borrón y cuenta nueva para los Broncos, que tratarán de volver a ser el equipo protagonista a pesar de tener muchas caras nuevas.

Trevor Siemian  tomará las riendas del legendario Peyton Manning y será el guía del equipo tras ganarle la partida a Mark Sanchez y el novato Paxton Lynch.

La defensa tratará de ser la encargada de echarse al equipo al hombro como la temporada anterior pero ahora no cuentan con un mariscal de campo confiable como Peyton Manning, además de los 22 titulares en el Super Bowl 50,  8 jugadores de los Broncos ya no están en el equipo, una cifra bastante alta, sobre todo en la ofensiva.

Wade Phillips tendrá a la mejor defensa, o una de las mejores de la liga pero en ofensiva las dudas son constantes. Si Trevor Siemian logra un click con sus hombres, los Broncos volverán a ser protagonistas, de lo contrario pagarán caro el precio de tener un mariscal de campo titular sin mucha trayectoria.

RAIDERS

Buscaron mudarse a Los Ángeles y no pudieron, ahora suenan para Las Vegas por lo que esta campaña podría ser la última en Oakland.

Están en pleno resurgimiento bajo el cobijo de Jack del Rio y el año pasado dieron pinceladas de su potencial con Derek Carr en los controles.

El año pasado fueon la ofensiva número 24 y la defensiva 22 total en la NFL, pero este año seguramente mejorarán esos números gracias a que sus elementos principales tienen más experiencia. Latavius Murray y Amari Cooper sobresalieron a la ofensiva mientras que Khalil Mack hizo cosas interesantes en defensa.

En defensa se reforzaron bien con la adición de Bruce Irvin, ex linebacker de los Seahawks, además de Reggie Nelson que viene de Bengals pero aún así están en una división muy complicada con equipos como Kansas City y Denver.

Los Raiders suenan fuerte pero este no será su año, los fanáticos de los malosos tendrán que esperar.

CHARGERS

Los Chargers pudieron cambiar de sede este año, pero la NFL no lo permitió por lo que tendrán que demostrar que la ciudad es digna de un equipo de futbol americano profesional.

Philip Rivers es el alma y corazón del equipo eléctrico, que necesita cambiar el chip y comenzar desde cero. La campaña anterior ganaron 4 encuentros y perdieron 12.

Su ofensiva funcionaba a medias, a pesar de que Rivers hizo magia logrando la mejor temporada de su carrera en yardas por pase, pero ninguno de sus receptores superó las 1000 yardas.

Fueron la novena mejor ofensiva pero en defensa no les fue nada bien, cayeron hasta la posición 20.  Si logran equilibrar y dejar los problemas extra cancha (el novato Joey Bosa) a un lado, podrían causarle problemas a los equipos de su misma división y dificultarles su paso rumbo a los playoffs.

VEREDICTO EXTREMO:

Kansas City terminó con un récord de 11-5 la temporada pasada y este año les alcanzará para terminar como monarcas en el Oeste de la Americana por encima de los  Broncos que resentirán la salida de Peyton Manning y tendrán que conformarse con pelear en el comodín. 

Los Raiders de Oakland son un equipo para el futuro pero no les alcanzará para llegar a pelearle a los de arriba y los Chargers ya están pensando en si podrán mudarse a Los Ángeles la próxima temporada.