El osito tuvo que desaparecer de los empaques de comida pero no se ha ido del todo

El Osito Bimbo, ícono de la infancia de muchos mexicanos, ya se volvió más famoso que Bernie Sanders. Desde hace unos días salió a la luz pública una campaña, que por cierto no era nueva, llevaba desde el año pasado en los anaqueles en México, donde el Osito Bimbo compartía con el perro de Pétalo, espacio en las servilletas.

Hicimos un análisis en Metrics con la herramienta Xpectus, para entender de dónde había salido este “reencuentro” con la campaña de marketing y por qué había generado tanta expectativa en los medios digitales.

El primer tweet procede de una usuaria contestándole a otro que estaba sorprendido porque el Osito Bimbo ya no aparecía en los tradicionales empaques de comida, diciéndole que no habían podido deshacerse del personaje.

De ahí, un líder de opinión, Chumel Torres posteó un mensaje con esta misma línea y como pasa en los medios digitales, cuando se unen el “hambre con las ganas de comer”, el tema se viralizó de los medios digitales sociales (Twitter) a los medios digitales abiertos (medios tradicionales en versión digital) y de ahí se dispersó por Facebook, Twitter, grupos de Facebook y finalmente Whatsapp.

Aunque como suele suceder en este tipo de eventos, trataron de ponerle al Osito un tinte político, en realidad, la audiencia más activa fue la opinión pública general que recordaron al emblemático personaje, que lo pusieron en cuanto meme podía caber (desde los tradicionales de los Simpsons hasta los Avengers, pasando por el aeropuerto de Santa Lucía hasta en otras marcas).

Más del 74% de los usuarios de medios digitales comparten imágenes con el Osito Bimbo en diferentes escenarios de la vida cotidiana, recuerdan su infancia y consideran que es una buena estrategia publicitaria. Solo el 26% considera que la autoridad debería eliminar los personajes de cualquier empaque.

Por lo visto, los internautas no están de acuerdo en dejar morir al Osito Bimbo. ¿Por qué? Parte por el halo de nostalgia que asalta a las diferentes generaciones, porque es un ícono mexicano, además, se volvió meme nacional, por lo que lo retomarán en las siguientes ocasiones que puedan.

No dudemos que el Osito Bimbo seguro saldrá el Día de la Mujer, las elecciones, los Juegos Olímpicos y hasta como peluche para el árbol de Navidad. Por lo pronto yo me conformé con ponerlo en mi foto de perfil de Facebook. Siempre es bueno tener un osito cerca.

 

Ximena Céspedes

Socia Fundadora y Directora de Metrics

@XimenaCespedesA