Archivo
Plácido Castro, párroco de la Catedral de Santiago, explicó que revelar el pecado en secreto de confesión es un acto de conciencia que las mujeres deben hacer ante la dispensa que el Papa ordenó

Desde principios de 2017, el Papa Francisco otorgó a todos los sacerdotes de la Iglesia Católica el don para perdonar el pecado del aborto, y en Saltillo no es la excepción.

Plácido Castro, párroco de la Catedral de Santiago, explicó que revelar el pecado en secreto de confesión es un acto de conciencia que las mujeres deben hacer ante la dispensa que el Papa ordenó.

Es por ello que por segundo año consecutivo, durante el novenario en honor al Santo Cristo de la Capilla, se realizaron jornadas continúas de confesiones que son apoyadas por padres de toda la Diócesis, y así, al menos cinco confesionarios lucieron abarrotados, sobre todo este lunes, día en que concluyeron los nueve días previos a la fiesta patronal

 

Si bien la Diócesis de Saltillo no tiene una cifra concreta de personas que piden el perdón ante el pecado del aborto, el sacerdote aseguró que las puertas de todas las iglesias y parroquias están abiertas, y será un lugar en donde no se señalará ni revictimizará a la mujer que confiese.

“Y lo hacemos con todos los pecados, por eso aquí recibimos ya de todo y fue desde hace dos años que el Papa Francisco nos dijo a los sacerdotes, a través de un escrito, que el pecado del aborto que solo podía absolver el obispo, como fruto del Año de la Misericordia,  nos instruyó a nosotros a absolverlos”, dijo.