El parvovirus o parvoriosis canina es una de las enfermedades más comunes en los perro. Si se desconocen los síntomas, estos pueden llevar a un diagnóstico equivocado y confundirla con una infección gastrointestinal común. 

En este artículo de Brigada Rescate te explicamos cómo saber si tu perro tiene parvovirus.

¿Qué es el parvovirus canino?
La parvoriosis canina es una enfermedad infecciosa grave producida por un virus de tipo 2, llamado virus del parvo, y que afecta al sistema gastrointestinal, a los glóbulos rojos de la sangre y, en los casos más graves o en cachorros, puede llegar a atacar al músculo cardíaco. 

El 80% de los perros han estado en contacto con este virus porque se transmite, sobre todo, a través de las heces infectadas. Por esta razón, es muy importante desinfectar correctamente el suelo contaminado que ha estado en contacto con la materia fecal infectada, pues el virus del parvo es altamente resistente y puede permanecer durante meses en suelo y objetos contaminados. La mayoría de detergentes y desinfectantes no son suficientes para eliminarlo, los productos más eficaces son el cloro y el agua lavandina.

¿Cómo se contagia el parvovirus?
El parvovirus canino ataca, sobre todo, a cachorros de menos de 6 meses, perros adultos o mayores y perros sin vacunar ni desparasitar. Es imprescindible desparasitar a nuestros perros y ponerles las vacunas necesarias para evitar este tipo de enfermedades. Otros factores que ayudan al desarrollo de esta enfermedad pueden ser el estrés, parásitos intestinales, hacinamiento o el bajo estado de ánimo. 

La parvoriosis canina es altamente contagiosa, evoluciona a gran velocidad y se transmite por vía oral, mediante el contacto con heces infectadas o material contaminado como el suelo, el recipiente de comida o incluso nuestros propios zapatos, y, en los cachorros, mediante la leche materna si la madre es portadora. 

¿Cuáles son los síntomas del parvovirus canino?

La parvoriosis canina suele tardar entre tres y cuatro días en manifestarse y sus síntomas pueden ser distintos. 

Cuando el parvovirus afecta al sistema gastrointestinal los síntomas son:

Fiebre (es el primer síntoma)
Decaída del ánimo/Depresión
Dificultad para respirar, debilidad y excesivos jadeos
Aislamiento
Falta de apetito/Anorexia
Vómitos espumosos
Diarrea sanguinolenta con olor fuerte
Deshidratación provocada por los vómitos y diarrea

Si tu perro o cachorro presenta alguno de los síntomas anteriores, no dudes en llevarlo al veterinario para que lo analice y diagnostique la enfermedad. 

Sin embargo, el mejor tratamiento es la prevención para evitar que tu perro desarrolle el virus; es fundamental que sigas rigurosamente el plan de vacunación asignado por el veterinario, lo desparasites, mantengas una correcta higiene tanto de tu perro como de su entorno. 

Al momento de las primeras vacunas de tu cachorro el no puede estar en contacto con otros perros ni salir a la calle. A través de la leche materna el cachorro puede contraer la enfermedad, que puede combatirse con las vacunas pertinentes y eliminarla del sistema sin notar que había enfermado. 

Así, el virus se deshecha a través de las heces y, por ello, debes evitar el contacto del cachorro con su propia materia fecal. 

¡NUNCA! descuides la salud de tu mascota. 

Denuncia el maltrato animal línea telefónica 066
¡Dí NO a la indiferencia!
#adoptaNOcompres