El peor era un güero