Foto: Especial
El punk cumple su cuarenta aniversario y lo celebra con una actitud rebelde que invita a lucir camisetas rotas, pantalones roídos y cazadoras enfoscadas de tachuelas

MADRID.- Se cumplen cuarenta años del nacimiento del "punk", una música ideada para luchar contra el sistema político en Reino Unido en los años 70, que siempre ha ido acompañada de una imagen rebelde y transgresora creada con ropa ajada, mucho cuero, maquillaje radical y pelo con crestas de colores.

Una moda que nace de la mano de la banda Sex Pistols en los barrios más decadentes y en los suburbios londinenses con la intención de liberarse de una sociedad convencional que nada entre las aguas de las buenas costumbres.

El 'punk' mostraba una tendencia callejera que luchaba contra el sistema y apostaba por pensamientos liberales. Sus radicales peinados a base de agresivas crestas y potentes rapados, junto con sus ropas holgadas adornadas con cadenas, candados e imperdibles, llamaron la atención en todo el mundo.

Un estilo que, con el paso de los años, se ha instalado en las pasarelas y cada año renace, se reinventa, siendo fiel al cuero negro, el estampado de cuadros escoceses, las tachuelas y las calaveras.

Foto: Especial

A lo largo de la historia,  la moda y la música han vivido un gran romance, se retroalimentan y complementan. “En moda todo está inventado”, dice Carolina Herrera,  aunque cada vez más le sorprenden las tendencias. “Lo feo es lo que se usa, creo que muchas mujeres abren su armario y se preguntan '¿qué es lo más feo que tengo para ponerme?”.

Pero en moda no todo es estética, también existen los ideales o los gustos musicales y el estado de ánimo, por ello, cada temporada emergen diseños inspirados en "look" de los 70's y los 80's, que abanderaron un movimientos culturales o reivindicaciones.

La melodía "punk"  de los emblemáticos Sex Pistols y Ramones se hizo rebelión y se trasladó a la moda y, lo que antes era ropa considerada antiestética, es hoy tendencia.

Foto: Especial

TACHUELAS Y SEGURITOS, SÍMBOLOS CANALLAS

Símbolos tan canallas como las tachuelas, los imperdibles, los estampados de cuadros, las camisetas raídas, las "chupas" de cuero negro o las míticas botas Dr. Martens abanderan la moda neopunk.

Pantalones pitillo desteñidos, metalizados o de cuadros. chalecos, sudaderas con provocadores mensajes hoy se cuelan en los armarios más "it".

Los tonos oscuros, los cortes asimétricos, las hebillas, las medias rotas y los cabellos encrespados se encargan de hacer hincapié en esta tendencia que nació en la calle.

Sin embargo, esta estética la abanderó la diseñadora inglesa Vivienne Westwood, la gran dama del punk, quien desde entonces ha bailado junto a ella con éxito y ha estado presente en sus colecciones.

Pocos diseñadores, peluqueros y estilistas de aquella época podían imaginar que, cuarenta años después este movimiento, volvería a estar de moda de la mano de Balenciaga, Balmain, Burberry Prorsum, Givenchy o Bottega Veneta.

A la estética de Los Ramones también se suman Jean Paul Gaultier o Karl Lagerfeld, que  quieren vestir a la mujer con un aire rebelde, eso sí edulcorado y adornado con una buena dosis de lujo y glamur.

Cada cierto tiempo, vuelve el punky a la moda, para rodearla de ese lado oscuro, incendiario y contestatario, que pretende marcar una línea de diferenciación con los de belleza establecidos.

Por ejemplo, Givenchy hace un guiño al "punk" con algunos vestidos negros que coquetean con el estilo gótico, y otros como Gaultier juegan con las transparencias para conseguir un "look" rompedor.

Balenciaga y Alexander McQueen sucumben a la fuerza revolucionaria del "punk" sin olvidar la elegancia sutil y femenina de su aguja.

No hace falta vestirse como Brody Dalle (exvocalista de "The Distillers") para estar a la moda, sino que lo ideal es introducir complementos o prendas que, de manera espontánea, produzcan un efecto desenfadado en el estilismo.

Foto: Especial

DE LOS PIES A LA CABEZA

Tal es la influencia del “punk” que, hace unas temporadas, también se hizo un hueco en la alfombra roja de la gala benéfica del Instituto del Traje en el museo Metropolitan de Nueva York, por la que desfilaron Anne Hathaway, Sarah Jessica Parker, Madonna, Beyoncé o Gwyneth Paltrow, entre otras celebridades.

La moda en el cabello también bebe de la estética punk. La “it girl” y la pasarelas presumen de cabellos encrespados e iluminados con atrevidos colores.

La estética “mohawk”, que consiste en raparse los laterales de la cabeza, también pisa fuerte entre las mentes más sedientas de “rock and roll”.

No pasa por alto que el maquillaje es decisivo para conseguir una imagen atrevida y rebelde. Los tonos oscuros y difuminados profundizan las miradas y, para las uñas, se utilizan los negros y granates, al igual que para los labios. Viva el “punk”, larga vida al “punk”.